Cumbre Empresarial China, Latinoamérica y el Caribe fue un éxito sin precedentes

6 de diciembre de 2017

6 de diciembre de 2017 — Los organizadores de la XI Cumbre Empresarial China, Latinoamérica y el Caribe 2017, y los participantes en esta, que concluyó el 2 de diciembre en Punta del Este, Uruguay, coincidieron en que la reunión fue un éxito rotundo, en donde se alcanzó el mayor nivel de participación (2,500 personas) desde que se comenzaron a tener estos eventos en el 2007. En todos los niveles de las pláticas, el enfoque fue la cooperación con China, y con la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR), en el entendido de que esto representa la oportunidad para un desarrollo económico futuro.

Esto lo dejó muy claro en su discurso en la primera sesión de la plenaria, el 1ro de diciembre, el ex Presidente de Chile, Eduardo Frei, quien es también el enviado especial de la Presidente Michelle Bachelet para la región Asia-Pacífico. Ante lo que él llamó la política “aislacionista” de Estados Unidos, dijo que los países de Latinoamérica y del Caribe (LAC) deben unir sus fuerzas para aprovechar las ventajas que China está ofreciendo.

“La Franja y la Ruta es una política que va a permitir que podamos realizar en la región grandes proyectos de infraestructura” dijo. “Significa créditos, inversiones y complementariedad [de compañías chinas] con empresas de nuestros países y con oportunidades para competir en los mercados globales. Eso significa desarrollo. Eso significa la Franja y la Ruta”, explicó Frei.

En el mismo panel, Rodolfo Nin Novoa, ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, presentó estadísticas sobre cuántos ciudadanos chinos y asiáticos se espera que entren a la clase media en los próximos 10 años, gracias al éxito alcanzado por China al sacar de la pobreza a un gran número de su población. Tanto Uruguay como Latinoamérica, dijo, tienen la posibilidad de proporcionar alimentos y otros productos a ese mercado que va en aumento rápidamente.

Cai Dong, vicepresidente ejecutivo del Banco de Desarrollo de China (BDC) le dijo al servicio de noticias español EFE, que “esa entidad financiera fue la primera en apoyar y financiar la estrategia ‘una franja y una ruta’ creada por el gobierno chino para establecer vínculos con el continente latinoamericano”. Actualmente, añadió, el BDC lleva adelante unos 200 proyectos en 18 países de la región, así que este desempeña un papel “protagonista en el marco de la ruta”. Señaló que el propósito del BDC es “fortalecer los vínculos” entre las partes [China y los países de LAC] y “desplegar el papel de las finanzas como motor”.

El 2 de diciembre, el último día de la conferencia, se llevaron a cabo cerca de 1,000 reuniones de negocios, y en muchas se llegó a la firma de acuerdos, se presentaron proyectos, hubo exposiciones, etc. Los participantes hablaron con gran entusiasmo con los medios informativos sobre proyectos específicos que tenían en mente y que es posible construir, o que ya se están construyendo, con la colaboración de China. Las posibilidades son infinitas, fue el sentimiento generalizado.