Preocupaciones de Rusia sobre los planes de Estados Unidos en Siria

8 de diciembre de 2017

8 de diciembre de 2017 — En un diálogo con la prensa durante la conferencia internacional del Diálogo Mediterráneo, el 1º de diciembre, en Roma, Italia, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, recalcó dos puntos de preocupación en particular respecto a la política y las acciones de Estados Unidos en Siria, lo cual dijo, Rusia está discutiendo directamente con Estados Unidos.

Primero, Washington se podría estar desviándo del compromiso que hicieron el secretario de Estado, Rex Tillerson y otros, en el sentido de que el único objetivo de Estados Unidos en Siria era derrotar al Estado Islámico (EIIS), hacia un discurso en el que dicen que se van a quedar militarmente en Siria “por uno o dos años para ver que el EIIS no regrese”.

Según como lo ve Rusia, “cuando llegue a su fin la guerra contra el EIIS, todas las tropas extranjeras que no hayan sido invitados a estar allí por el gobierno legítimo de un Estado miembro de las Naciones Unidas, y las que no hayan sido desplegadas para cumplir con alguna resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (porque no se ha adoptado ninguna resolución a este efecto], serán obligados a salir del país”, afirmó Lavrov.

Segundo, el establecimiento unilateral por parte de Estados Unidos de una zona de seguridad de 50 kilómetros alrededor de al-Tanf, cerca de la frontera siria con Iraq y Jordania, es un posible intento de dividir a Siria. “Los terroristas restantes del EIIS entran a menudo al campamento de refugiados de Rukban por esta zona de seguridad que fue establecida unilateralmente. Abordamos este tema en la reunión que tuvimos con Estados Unidos”, dijo. “Yo espero que eventualmente [EUA] acepte los argumentos que hemos aportado por medio de nuestros expertos militares, de que no hay ninguna necesidad de que haya esa zona, a menos de que los estadounidenses quieran dividir a Siria y crear en partes de ella gobiernos locales a favor de Estados Unidos que serían autónomos del gobierno central. Si Estados Unidos no tiene en mente esos planes, tengo la esperanza de que podamos resolver este problema”.

En general, Lavrov reiteró sin rodeos que la crisis de inmigración actual, el tráfico de armas y el terrorismo en la región, es resultado de haber derrocado y asesinado a Sadam Husein y a Muammar Gadafi. “Debemos de tener cuidado... para no permitir que nadie vaya a cometer errores similares en un futuro: destruir países enteros solo en aras de perspectivas cuestionables, para imponer el modo de vida de uno a pueblos que tienen su propia cultura, sus propias tradiciones. Yo creo que eso es irresponsable. No queremos ver a otra región convertirse en una tienda de porcelana en la que toda la porcelana está quebrada”.

Lavrov dijo que el propósito de Rusia es ayudar a restaurar la “paz, la estabilidad, y las condiciones para el desarrollo y la apertura al mundo exterior” en esta región, y señaló que Rusia espera asegurar que se restablezcan “las antiguas tradiciones de los varios grupos étnicos y confesionales que vivían uno al lado del otro”.

El Presidente Vladimir Putin también recalcó esta inquietud en la reunión que tuvo el lunes 4 con líderes locales de la Iglesia Ortodoxa. Entre otras cosas, se refirió a la persecución religiosa, como la brutalidad de los terroristas en contra de los cristianos en Siria. Rusia va a ayudar a los cristianos a reconstruir sus iglesias, dijo Putin. “También vamos a ayudar a representantes de otras religiones, incluyendo musulmanes, quienes como sabemos, también han sufrido a manos de los militantes, terroristas y extremistas. También ayudaremos a los judíos. Ya algunas organizaciones judías nos han pedido que les ayudemos a restaurar los templos judíos”, dijo.