Medios confirman: sigue presente el empeño británico para robarse las elecciones

8 de diciembre de 2017

8 de diciembre de 2017 — En medio de los llamados constantes en los medios informativos conservadores para pedir que se investigue a Robert Mueller o que renuncie debido a su demostrado prejuicio y conflicto de intereses, aparecieron más filtraciones el martes 5 en Reuters, con relación al alcance de la investigación de Mueller. De nueva cuenta, la intervención viene directamente de los británicos. La agencia británica Reuters informó sobre un presunto citatorio al Deutsche Bank para que entregue los registros financieros de Trump en el banco. Resulta que, de nuevo, esta noticia que dominó el ciclo noticioso, es una “historia” totalmente falsa, según la declaración de la Casa Blanca.

Los antecedentes de esto quedaron totalmente al descubierto en una reciente novela barata, disfrazada de libro del publicista del MI6, Luke Harding. Llamado Collusion: Secret Meetings, Dirty Money. How Russia Helped Donald Trump Win, el libro de Harding busca inyectarle credibilidad al reconocido paquete de humo británico conocido como el “expediente Steele”. El último capítulo del libro está dedicado a la familia Trump y el Deutsche Bank. Este es su argumento: Trump no podía recabar fondos en el 2008 porque ya había agotado sus posibilidades con todos los bancos estadounidenses que le prestaban dinero. Deutsche Bank le prestó dinero, a pesar de que Trump había estafado al Deutsche Bank y estaba en litigio un préstamo pendiente de pago. La división rusa del Deutsche Bank se había visto fuertemente involucrado en el lavado de dinero sucio y estaba también fuertemente involucrado con los bancos rusos ligados a Putin y los intereses de Estado. Por lo tanto, Putin de alguna forma arregló en secreto los préstamos para Trump y esta debe ser la forma en que Putin controla a Trump; los enormes vacíos en esta cadena de “evidencias” ¡no cuenta para nada!

Resulta que los demócratas de la Comisión Judicial del Senado han estado cazando ese fantasma desde hace varios meses, según Harding. Harding también dice que el antiguo director del MI6, Ricard Derlove, dijo que esto es cierto y ha publicado como hecho que los rusos de alguna forma intervinieron en los préstamos del Deutsche Bank a Trump en 2008.

Ahora es Andrew Weissman que lo deja todo al descubierto

El grupo pro derechos civiles Judicial Watch hizo público el martes 5 un correo electrónico entre la subprocuradora general Sally Yates y el agente del FBI Andrew Weissman, el principal perro de ataque de Robert Mueller, asignado al caso Manafort. El correo electrónico se produjo después de que Yates le dijo a todo el Departamento de Justicia que se aguantaran y no llevaran a cabo la orden de Trump sobre prohibiciones de vuelos. El correo de Weissman dice: “Estoy tan orgulloso. Y asombrado. Muchísimas gracias. Mis más profundos respetos”. Lo escribió justo después de que Trump despidió a Yates por insubordinación.

El papel de liderazgo de Weissman en el equipo fiscal, le ha indicado a muchos familiarizados con su carrera, que el Fiscal Especial estaba decidido a derrocar al Presidente de Estados Unidos por cualquier medio necesario. Weissman le escribió el correo electrónico a Yates cuando todavía dirigía la división sobre Fraude Penal del Departamento de Justicia. Acusado muchas veces de abuso de la parte acusadora, durante el juicio contra la Enron, incluso inventando delitos, Weissman se vio forzado a renunciar del equipo especial contra la Enron cuando se empezaron a amontonar las amonestaciones y revocaciones de apelaciones. El hecho de que su carrera siga intacta después de la Enron es un testamento de la corrupción que cala en el Departamento de Justicia.