Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Mantengan la victoria a la vista!

12 de diciembre de 2017
trump-nasajacket.jpg
El Presidente Trump recive una chaqueta de vuelo de la NASA en la Casa Blanca; marzo de 2017. (Foto de la Casa Blanca).

12 de diciembre de 2017 — Nos hallamos en un momento único. El viejo paradigma de la geopolítica se desmorona, aunque como bestia moribunda es todavía peligrosa, como se ve en el caso del caos en torno a Jerusalén. Pero el Nuevo Paradigma del provecho mutuo está ganando terreno rápidamente, y la potencial alianza de China, Rusia y Estados Unidos significa el potencial de un avance de naturaleza épica para la humanidad. Así que debemos mantener la victoria a la vista.

En Estados Unidos, ya se escuchan los aullidos de la pandilla imperial de Londres en Washington, porque su maniobra del Rusiagate que pretende ejecutar Mueller no ha podido tumbar a Trump ni doblegar a la Presidencia. El diario Washington Post por ejemplo, junto con el Guardian de Londres, se lamentan de que Robert Mueller y su equipo ya no son “respetados” y no se les ve ya como “autoridad legítima”.

Helga Zepp-LaRouche, presidente del Instituto Schiller, señaló que lo que le sucede a Robert Mueller muestra el “principio de Íbico” en acción, en referencia al famoso poema de Federico Schiller, “Las grullas de Íbico”. Por un buen rato, Mueller ha salido impune de sus crímenes: por encarcelar a Lyndon LaRouche y a sus colegas, por su complicidad en el encubrimiento de Arabia Saudita en los ataques del 11-S, y todos los demás. Pero ahora, las grullas de Íbico están volando en círculos sobre Mueller.

En el sudoeste de Asia hay acontecimientos positivos que le dan esperanza al futuro, a pesar de las atrocidades de Estados Unidos y el Reino Unido en apoyar los ataques saudíes sobre Yemen. El lunes 11, el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, estuvo en la base aérea rusa en Siria, en donde agradeció a los soldados rusos por su labor en Siria, y anunció que los contingentes y el equipo comenzarán a regresar a sus casas. “Nunca olvidaremos los muertos y las pérdidas que sufrimos en la lucha contra el terrorismo aquí en Siria y en Rusia... Esta memoria nos dará más fuerza para erradicar ese mal absoluto, el terrorismo internacional”. El Presidente de Siria, Bashar al Assad, agradeció al Presidente Putin personalmente por su ayuda a Siria. Luego, Putin estuvo en El Cairo, donde se reunió con el Presidente de Egipto, Abdel Fattah el-Sisi, en donde firmaron algunos acuerdos económicos, entre ellos que Rusia procederá a la construcción del complejo de cuatro reactores nucleares en la costa, y va a colaborar en la zona industrial del Canal de Suez.

Pero al mismo tiempo, la región está en ebullición debido al anunció del 6 de diciembre, de que Estados Unidos cambiaría su embajada de Tel Aviv a Jerusalén. La declaración de Trump en ese respecto, que fue suavizada luego por el secretario de Estado, Rex Tillerson, se dio en medio de una reactivación de las redes de los mentados cristianos fundamentalistas y televangelistas desde hace meses, que están muy hiperactivos haciendo llamados para “defender a Israel”. Esas redes representan una capacidad de los británicos para sus operaciones sucias desde hace mucho tiempo, desde hace décadas. El vicepresidente Mike Pence está muy metido en esos medios, y la embajadora de Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, llevó a Trump a cometer esa iniciativa provocadora, antes del viaje planeado de Pence a Israel (el 17 y 18 de diciembre) y a Egipto (el 19 y 20). Inicialmente la gira se promovió como un medio para avanzar en el propósito de Trump de fomentar el proceso de paz, pero ahora esa gira está hecha un desastre antes de que ocurra. El líder palestino Mahmoud Abbas ha cancelado su reunión programada con Pence, y lo mismo han hecho el patriarca egipcio copto Papa Tawadros II y el principal clérigo musulmán de Egipto, Ahmed al-Tayeb.

Este tipo de acciones para crear conflictos, poniendo a Israel contra Palestina, judíos contra musulmanes, sunitas contra chiítas, y otros juegos geopolíticos, son el viejo paradigma en acción. En el marco de ese sistema de conflicto geopolítico orquestado, no hay ninguna posibilidad de garantizar la seguridad para nadie, ni siguiera para Israel. Está orquestado para que no haya solución. La única salida de ese enredo es mediante la nueva era de relaciones entre las naciones donde todos ganan, en el espíritu de la Nueva Ruta de la Seda. Esto es lo que explica de manera pormenorizada el nuevo libro del Instituto Schiller, Extending the New Silk Road to Southwest Asia and Africa: A Vision of an Economic Renaissance (La extensión de la Nueva Ruta de la Seda al Sudeste de Asia y África: Una visión del renacimiento económico).

En el mismo sentido, el movimiento de LaRouche en Estados Unidos está procediendo con su meta de hacer realidad un cambio político en el país para el 30 de enero de 2018, cuando Trump dará su primer Informe a la Nación. Como dice la consigna del Comité de Acción Política de LaRouche, “50 días para forjar los próximos 50 años”.

A la luz de esto, el Presidente Trump firmó este lunes 11 la “Directiva Programática del Espacio 1” en una ceremonia en la Casa Blanca, con un grupo de astronautas presentes, en el 45vo aniversario del Apolo 17, la última misión de Estados Unidos en la Luna. Trump dijo que “la directiva que estoy firmando hoy volverá a enfocar el programa espacial de Estados Unidos sobre la exploración y descubrimiento humano. Marca un paso importante en el regreso de los astronautas estadounidenses a la Luna por primera vez desde 1972, para una exploración y utilización de largo plazo”. En esta ocasión, dijo “vamos a elevar nuestra vista hacia los cielos”, y “vamos a atrevernos a soñar en grande”.

Claro está, estamos al alcance de esa meta, siempre y cuando antes se implementen las Cuatro Leyes de LaRouche y se inicie una recuperación genuina de la economía estadounidense, mediante la cooperación con la Franja y la Ruta. Para ello, también, hay que acabar con los resabios imperialistas que tienen a su sicario judicial dando patadas de ahogado.