“Estados Unidos encabezará de nuevo la exploración espacial”, promete el Presidente Trump

13 de diciembre de 2017

13 de diciembre de 2017 — El lunes 11 a las 3:00pm, el Presidente Trump firmó en una ceremonia en la Casa Blanca la Directiva 1 sobre Política del Espacio (SPD1), una orden ejecutiva que organizará las prioridades futuras de la NASA, en compromete a Estados Unidos a regresar a la Luna. El Presidente estuvo acompañado de dos astronautas activos y tres astronautas retirados, entre ellos Harrison (Jack) Schmitt. Schmitt estuvo en la misión del Apolo 17 hace 45 años, que fue la última misión tripulada en aterrizar en la Luna. En reconocimiento de la ocasión del aniversario, el Presidente Trump se dirigió a Schmitt, y dijo: “Hace 45 años exactamente, casi al minuto, Jack fue uno de los últimos estadounidenses en aterrizar en la Luna... Hoy nos comprometemos a que él no será el ultimo, y me sospecho que vamos a conseguir otros lugares en donde aterrizar además de la Luna”.

La SPD1 se sustenta en la recomendaciones del Consejo Nacional del Espacio, que preside el vicepresidente Mike Pence. Cuando el Consejo se reunió el 5 de octubre, Pence ordenó que se preparara un Memorando de Decisión, para que dijese: “Vamos a conducir un programa innovador y sostenido de exploración con socios comerciales e internacionales para facultar la expansión humana por todo el sistema solar para traer nuevos conocimientos y oportunidades. Comenzando con misiones que vayan más allá de la orbita baja de la Tierra, Estados Unidos va a liderar el retorno de los seres humanos a la Luna para hacer exploraciones de largo plazo, seguidas de misiones tripuladas hacia Marte y hacia otros destinos”.

El lunes 11 el Presidente Trump reiteró esa perspectiva, y declaró que: “La directiva que estoy firmando hoy va a reenfocar el programa espacial de Estados Unidos de la exploración tripulada y los descubrimientos. Esto marca un paso importante para llevar de nuevo a los astronautas estadounidenses a la Luna por primera vez desde 1972, para hacer exploraciones de largo plazo. Esta vez no solo vamos a colocar nuestra bandera y dejar la huella de nuestra pisada allí, sino que vamos a establecer una base para una eventual misión hacia Marte y quizás, algún día, a otros mundos más lejanos”.

El liderato de la NASA, de manera no tan sutil, dejó claras sus preferencias, al traer un pedazo de roca lunar a la Casa Blanca, que fue recolectada por Harrison Schmitt en la misión Apolo 17, “como un recuerdo de la historia de la exploración espacial”.

“Esta directiva asegurará que el programa espacial de Estados Unidos lidere e inspire a toda la humanidad otra vez”, dijo el Presidente. “Volveremos nuestros ojos completamente hacia los cielos”.

“Imaginen la posibilidad que espera en esas enormes y bellas estrellas si nos atrevemos a soñar en grande. Eso es lo que nuestra nación está haciendo de nuevo, estamos soñando en grande”, dijo el Presidente.