El representante Gaetz advierte del “golpe de Estado” contra Trump; denuncia al equipo de conjurados golpistas de Mueller

14 de diciembre de 2017

14 de diciembre de 2017 — Desde principios de noviembre, el representante Matt Gaetz (republicano de Florida)), había dicho en un pleno de la Cámara de Representantes que el Fiscal Especial Roberto Mueller debería ser retirado de su cargo, y advirtió que de no hacerlo “corremos el riesgo de un golpe de Estado en este país si permitimos que una persona sin responsabilidad sin ninguna supervisión perjudique al Presidente de Estados Unidos debidamente electo.

Ahora, en una entrevista telefónica con el periódico capitalino Politico publicada el martes 12, Gaetz se refirió a la conversación que tuvo con el Presidente la semana pasada durante un vuelo a Pensacola en el avión presidencial Air Force One, y aunque no recomendó en esa conversación que Mueller sea destituido, sí le dijo al Presidente que el equipo judicial de Mueller está “infectado de parcialidad”. Cuando le dijo a Trump que el subprocurador general Rod Rosenstein presentaría testimonio ante la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, comentó que Trump le recalcó que sería muy importante que “ustedes hagan su tarea” en términos de sus responsabilidades de supervisión.

Y justamente eso fue lo que hizo Gaetz, cuando interrogó a Rosenstein de manera implacable en las audiencias de la Comisión Judicial que se realizaron el miércoles 13, sobre la sórdida relación entre el alto funcionario del Departamento de Justicia (DOJ, en sus siglas en inglés) Bruce Ohr, su esposa Neill que fue contratada por FusionGPS, y Glenn Simpson, el cofundador de dicha empresa. Le dio una paliza a Rosenstein con preguntas como, ¿cuándo supo el DOJ que Nelli Ohr era empleada de FusionGPS? ¿Cuándo supo el DOJ de los contactos de Bruce Ohr con el agente del MI6 Christopher Steele durante la campaña electoral de 2016? Y ¿Cuándo supo del contacto de Ohr con Glenn Simpson, después de las elecciones? Cuando Rosenstein respondió que realmente no sabía las respuestas a esas preguntas, pero que trataría de conseguirlas, Gaetz le preguntó por qué no era la más alta de las prioridades del DOJ, haber tenido ya a la mano esa información.

La esposa de un alto funcionario de contrainteligencia del DOJ, trabajaba para la compañía “que fue la intermediaria” para pasar dinero del Comité Nacional Demócrata “para conseguir trapos sucios para desacreditar a Trump antes y después de las elecciones”, y ¿el DOJ no lo sabía? Ohr trabajaba en el DOJ, su esposa trabajaba en FusionGPS, y durante la campaña, se reunieron con el autor del expediente lascivo y sin verificar”. ¿Por qué no está esa información a la mano ya? Todo esto preguntó Gaetz, y criticó agudamente la pretensión de Rosenstein de que los miembros del equipo de Mueller solo estaban “expresando su puntos de vista políticos” en los mensajes de texto contra Trump que se hicieron públicos, y “no exhibiendo parcialidad en el proceso judicial”, ni “llevando a cabo acciones”.

Aquí lo agarró cortito Gaetz. Cuando el agente Peter Strzok cambió la redacción de la declaración del FBI sobre la investigación de los correos electrónicos de Hillary Clinton (de “negligencia penal”, como era el original, a “sumamente descuidada” como quedó al final) eso fue una acción, no una opinión. Le dijo Gaetz. Más todavía, si un expediente se “arregla” para presentarlo ante el tribunal secreto de la FISA para vigilar en secreto al equipo del Presidente, “eso no es una creencia, es una acción”. Y las reuniones entre Ohr, Steele y Simpson “no fueron creencias, sino acciones”. Del mismo modo con el funcionario del DOJ Andrew Weissman, quien utilizó los correos electrónicos oficiales del DOJ, para felicitar a la procuradora saliente Sally Yates por desafiar al Presidente de Estados Unidos, “estas fueron acciones de personas”, le dijo Gaetz, y sus “parcialidades demostrables” exigen el nombramiento de un Fiscal Especial que los investigue. Rosenstein nomás alcanzó a decir que el Inspector General del DOJ está averiguando esto e iba a realizar una investigación competente.