Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Al descubierto la traición dentro del FBI y del equipo de Mueller para “Atrapar a Trump”

18 de diciembre de 2017
mueller-obama-comey2_0.jpg

18 de diciembre de 2017 — Las actividades traicioneras de los personajes más prominentes del FBI, la CIA y del Director de Inteligencia Nacional de Obama, ya es incuestionable. Y la revelación de sus esfuerzos concertados para ejecutar un golpe de Estado contra el gobierno electo de Estados Unidos, es ya irrefutable.

La semana pasada, un ex subdirector del FBI, James Kallstrom, denunció en varias entrevistas con los medios noticiosos, a la “camarilla” en torno a James comey que utilizó al FBI para dirigir una “quinta columna para eliminar la Presidencia de Estados Unidos, básicamente”. El Rusiagate lo calificó de “farsa” e indicó que el expediente marrullero del MI6 es el centro de la farsa del Rusiagate, y señaló que si se confirme que ese chanchullo de la inteligencia británica se utilizó para conseguir una autorización del tribunal secreto FISA par realizar operaciones de vigilancia secreta contra Trump y su equipo de campaña electoral, y si el equipo de Comey “sabía que era información falsa, eso es un delito grave, grave”.

El representante republicano de Carolina del Sur, Trey Gowdy, se refirió el 15 de diciembre al actual subdirector del FBI, Andrew McCabe, de quien dijo: “Me sorprendería poco si el todavía sigue empleado en el FBI la próxima semana”. McCabe eludió su presentación programada ante para atestiguar ante el Congreso la semana pasada, cuando se supo que un subordinado suyo, Bruce Ohr, resultó que había conspirado con el agente británico del MI6, Christopher Steele, y la firma Fusion GPS que trabajaba para Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata y que le pagaron a Steele por su expediente basura, y que la esposa de Ohr trabajaba en el caso de Rusia para la Fusion GPS. Ahora McCabe está programado para comparecer ante la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes el martes 19. (Gowdy dijo que estaría “impresionado” si se aparece realmente).

Resulta interesante reflexionar sobre el papel histórico del FBI. Desde 1983, el semanario EIR reveló el hecho de que el FBI había utilizado medios delictivos para destruir lo que quedaba de la tradición de Franklin Roosevelt en el partido Demócrata, para convertirlo en un partido controlado por Wall Street y por Londres, por medio de la mentada operación Abscam. El informe de EIR señalaba: “El FBI gastó reconocidamente un millón de dólares para pinchar los teléfonos de [el presidente de los transportistas, los Teamster] Roy Williams y, de la misma manera que en Abscam, se basó en el testimonio de un delincuente convicto para apoyar el proceso. El jurado reconoció que el testimonio fue ‘confuso y contradictorio’. El propósito político del juicio quedó en claro cuando trascendió que los funcionarios del Departamento de Justicia le ofrecieron a Williams una liberta condicional si aceptaba dejar de ser el presidente del sindicato. Por rehusarse a ello, le impusieron una sentencia de 55 años”.

En el mismo período, el informe de EIR publicó que “el senador Harrison Williams de Nueva Jersey... enfrenta una sentencia de tres años y una multa de $55,000 dólares. Fue condenado por mostrar ‘disposición’ a cometer un delito que los videos que hizo el FBI a escondidas, muestran que no lo cometió”. El representante Neil Gallagher de Nueva Jersey, quien combatió los crímenes de los muchachos de J. Edgar Hoover en el FBI, fue encarcelado de manera similar.

El informe que publicó EIR en 1983 señalaba el hecho de que el FBI se estableció en 1908 específicamente para crear una policía secretar federal para controlar la política del Congreso y a las organizaciones de base en Estados Unidos, en contra de la Constitución. “El Congreso fue la primera víctima de los chantajes del Buró, y de sus estratagemas para incriminar” individuos y organizaciones, actividades “llevadas a cabo bajo la dirección del Presidente Theodore Roosevelt y de su Procurador General, Charles J. Bonaparte”, señala el informe. No es de sorprender, como agrega el informe, que “El diario New York Times hizo campaña a favor de Roosevelt y de Bonaparte”, y escribieron que “los senadores quedan debidamente advertidos”. [se puede ver el informe, en inglés, en http://www.larouchepub.com/eiw/public/1983/eirv10n15-19830419/eirv10n15-19830419_058-how_the_fbi_was_set_up_as_a_nati.pdf

Los estadounidenses tienen que asumir también el hecho de que la primera tarea que se le asignaron a Robert Mueller la pandilla de Londres y Wall Street fue formar un “grupo especial para atrapar a LaRouche” en la década de 1980, por los mismos motivos: para detener el trabajo de LaRouche, quien junto con el entonces Presidente Ronald Reagan, organizaban un acercamiento a Rusia, sobre la base de la cooperación en los avances científicos para acabar con el peligro de una guerra nuclear, y terminar así con la división imperial del mundo en facciones contendientes, impuesta por los británicos. El folleto que expone los delitos de Mueller, “Robert Mueller es un asesino judicial amoral; cumplirá su cometido, si se le deja”, ya está en circulación en su segunda edición de 10,000 ejemplares, y LaRouchePAC lo ha distribuido en todas las oficinas del Congreso desde el viernes pasado.