Iniciaron proceso de enjuiciamiento político contra el banquero de Wall Street, Presidente de Perú

19 de diciembre de 2017

19 de diciembre de 2017 — Digamos que se trata del daño colateral de la operación “Lava Jato” de Wall Street contra Iberoamérica. El Congreso peruano votó el viernes 15 para iniciar las audiencias de juicio político contra el Presidente Pablo Kuczynski, o PPK, como se le conoce, luego de que reconoció que mintió cuando negó repetidamente no haber tenido ningún vínculo de negocios con la compañía de construcción brasileña, Odebrecht, aunque sigue insistiendo en que es inocente de haber cometido alguna irregularidad. Está programado que las audiencias comiencen el 21 de diciembre, y hasta ahora, pareciera muy probable que esto lleve a que saquen de su cargo a PPK. La pregunta fundamental ahora es si Perú puede cambiar de curso, y adoptar en serio la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR), como lo proponen muchas facciones políticas del país, en caso de ser removido del cargo.

PPK fue copresidente del First Boston Bank desde 1983 a 1993, y se convirtió “inversionista de riesgo”; logró ganar las elecciones Presidenciales del 2016 solo por medio de la manipulación del proceso electoral que hicieron sus aliados de Wall Street y Londres, como parte de la ola de cambios de régimen y golpes de Estado en contra de fuerzas y gobiernos nacionalistas que hubo entre el 2015 y el 2016. PPK no tenía base política en el país cuando “ganó”, y luego de más de un año de sus programas de austeridad y especulación, los únicos aliados confiables que le quedan son sus amigos financistas extranjeros.

Los fujimoristas controlan el Congreso, por medio del partido que encabeza quien fue candidata opositora a PPK en las elecciones del 2016, Keiko Fujimori, hija del ex Presidente Alberto Fujimori, quien fue derrocado por George Soros y Madeleine Albright cuando contemplaba el desarrollo de Perú y estaba considerando públicamente adoptar el programa económico de Lyndon LaRouche, luego de que su gobierno derrotó el narcoterrorismo. Y aunque los programas de de Keiko Fujimori no son los mismos que las de su padre, podrían llegar a serlo.

Las acusaciones de soborno contra PPK vienen del período en que fue ministro de Finanzas y luego primer ministro en el gobierno de Alejandro Toledo, el Presidente que George Soros financió para llegar al poder luego de que sacaran de su cargo a Alberto Fujimori. Pero cuando se obliga a un ex banquero de Boston a tener que “jurar ante un crucifijo” que es inocente, ¡definitivamente no genera ninguna confianza! PKK se reunió con su gabinete de ministros y sus asesores por cuatro horas la noche del jueves 14, para decidir si renunciaba o se quedaba en la Presidencia para hacerle frente al enjuiciamiento, mientras que la nación esperaba su anunciado discurso. Cerca de la media noche, PPK finalmente salió y anunció a los peruanos que no renunciaría. Al día siguiente el congreso votó por el enjuiciamiento político.