Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

A derrotar el golpe de Mueller. ¡Ahora es cuándo!

19 de diciembre de 2017
mueller-j_e_hoover.jpg
Robert Mueller y J. Edgar Hoover.

19 de diciembre de 2017 — El estado del intento de golpe que pretende la mentada “comunidad de inteligencia” en contra del gobierno legítimamente electo de Donald Trump, ha quedado totalmente al descubierto, luego de que el prominente experto constitucionalista Jonathan Turley, comparó al fiscal especial Robert Mueller con el desacreditado J. Edgar Hoover, por violar la 4ta Enmienda y los privilegios del abogado y su cliente, en su marcha desbocada para tumbar al Presidente.

Ya son de sobra conocidos los infames chantajes de Hoover a los Presidentes de Estados Unidos, para tratar de controlarlos y poder tumbarlos en caso necesario. Mueller es el “asesino judicial” en la campaña de las agencias de inteligencia y de seguridad británicas y de Estados Unidos, que ya lleva dos años, para “detener a Trump”. Pero la ola se está volteando. En este momento, el despido de uno más de los miembros parcializados del equipo de Mueller podría acabar con su operación inescrupulosa. La batalla se podría ganar en el corto plazo, en este período de Navidad y Año Nuevo.

La circulación ampliada del informe especial de LaRouchePAC, “Robert Mueller es un asesino judicial amoral: cumplirá su cometido si se le deja”, ha sido decisivo para llegar hasta este punto. Con la circulación de otros 10,000 ya en la calle, y más miembros del Congreso que entran en la contienda, se puede derrotar esta cacería de brujas.

Pero en esta pelea, solo ganará un bando. No solo está en juego la Presidencia, sino que la amenaza permanente de un efectivo golpe de Estado podría llevar al Presidente Trump a tratar de buscar un “equilibrio” con las fuerzas contendientes, y darle paso a la retórica de “adversario hostil” hacia China y Rusia, como se ve en la recién anunciada nueva política de seguridad del gobierno de EU.

¿No acaba de comprometer China más de $80 mil millones de dólares en inversiones para revivir la economía industrial del estado de Virginia Occidental? El gran potencial que tiene la cooperación de Estados Unidos con la Iniciativa de la Franja y la Ruta para desarrollar los grandes proyectos de infraestructura, y revivir la exploración espacial de la NASA con otras potencias espaciales, se puede perder. Estados Unidos podría ir, no hacia un nuevo paradigma de progreso económico, sino de regreso a la confrontación bélica de la época de Bush y Obama, contra Rusia y China.

Lo que puedan hacer ahora el Comité de Acción Política de LaRouche y el Instituto Schiller será vital. El Congreso debe actuar para defender la Constitución de Estados Unidos y el poder institucional contra ese golpe del “Estado profundo”. Pero lo decisivo será la movilización total de las pequeñas fuerzas que cuentan con la gran arma de la verdad en esta cuestión.

Lyndon LaRouche le dijo a un grupo de colegas ayer que el resultado de esta pelea, depende de ellos en gran medida. “Hablen con la gente diligentemente sobre lo que tenemos que hacer... Este es un momento importante. Las puertas están abiertas. Háganlo”.