Respuestas a la nueva Estrategia de Seguridad Nacional de EU: China y Rusia le dicen a EU que rechace la geopolítica, y se una al Nuevo Paradigma

21 de diciembre de 2017

20 de diciembre de 2017 — Tanto China como Rusia respondieron al nuevo informe de Estrategia de Seguridad Nacional de Estados Unidos que acaba de darse a conocer, el cual los etiqueta de rivales que amenazan la seguridad y la prosperidad de Estados Unidos (EUA), con mensajes que se pueden sintetizar en: “Maduren; ya es hora de que Estados Unidos se una al nuevo mundo que se desarrolla afuera”.

El vocero de la Presidencia rusa, Dmitry Peskov, le dijo a los periodistas el martes 19, que “luego de revisarla [la estrategia], en particular las partes que conciernen a nuestro país, uno puede ver la naturaleza imperial de este documento, así como la falta de voluntad para abandonar la idea de un mundo unipolar y para aceptar un mundo multipolar”. La declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores rechazó el “carácter de confrontación” de la estrategia, y señaló que “su mensaje central, la paz por medio de la fuerza, no está dirigido a una cooperación constructiva y equitativa con otros países en el interés de conseguir soluciones conjuntas a los problemas existentes, sino que está dirigida hacia la confrontación... [China y Rusia] son acusados de vulnerar el orden mundial, el cual obviamente se interpreta como un mundo unipolar reducido a los intereses y necesidades de Estados Unidos únicamente”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores reiteró, no obstante, que Rusia está “lista para construir relaciones de socios con Estados Unidos. Sin embargo... una sociedad realmente productiva solo es posible sustentada en los principios de igualdad y respeto mutuo”, advierte. Asimismo, Peskov se refirió a la parte del documento estratégico que señala la apertura para cooperar con Rusia “en el campo que corresponda a los intereses de Estados Unidos”, lo cual señaló que es el mismo enfoque adoptado por el Presidente Putin, quien busca cooperar con EU “en las áreas que nos son beneficiosas”. Peskov citó como ejemplo el intercambio de información que fue fundamental para detener un plan de ataque terrorista en la ciudad de San Petesburgo, Rusia.

También la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, le recordó a la prensa el martes 19 que “el pueblo chino tiene toda la confianza” en el desarrollo de su nación, en tanto que “los logros de desarrollo alcanzados por China son reconocidos universalmente y es inútil tratar de distorsionar sus resultados por parte de nadie ni de ningún otro país”. Si Estados Unidos no deja de “tergiversar deliberadamente las intenciones estratégicas de China, y no abandona esos conceptos obsoletos como la mentalidad de la Guerra Fría y el juego de suma cero..., solo terminará haciéndose daño a sí mismo, y a otros. Esperamos que Estados Unidos pueda corresponder a la tendencia de los tiempos y a la voluntad del pueblo... y unir sus manos a China para sostener el crecimiento sólido y constante de las relaciones entre China y Estados Unidos”.

El periódico chino Global Times añadió un poco de humor incisivo, en una editorial titulada “Estrategia de Seguridad de EUA cegada por la arrogancia y las creencias falsas”. La estrategia estadounidense, dice el editorial, “coloca en una vitrina la insistencia indisputable de Washington sobre su hegemonía global. Ni Pekín ni Moscú se la va a tragar”. La región del Pacífico Occidental “ha asumido un entusiasta escenario de cooperación”, e incluso las relaciones entre Pekín y Tokio están mejorando; la ampliación de la cooperación en el desarrollo económico está reemplazando la percepción de inseguridades estratégicas. “Todo despliegue estratégico de Estados para contenerlo, será en vano. Si Washington se sigue molestando con este hecho contundente, solo los llevará a darse golpes contra la pared y al final, tendrán su merecido”.

Global Times sugiere por lo tanto que Washington habla solo de dientes para afuera para que escuchen las “voces” que piden una posición más fuerte hacia China, porque “no significa necesariamente que la sociedad estadounidense está dispuesta a tomar una actitud antitética hacia China... Después de todo, el gobierno de Estados Unidos muy a menudo asume una apariencia dura cuando tiene que tratar con la presión de la opinión pública. Sin embargo, si Trump se mete en las profundas aguas del reino de la geopolítica, probablemente no resultará tan buen nadador como sus predecesores”.