Congreso argentino impuso Ley de pensiones dictada por el FMI; desata convulsiones sociales

22 de diciembre de 2017

22 de diciembre de 2017 — A las 4:00am del 19 de diciembre, luego de 15 horas de un debate acalorado, la Cámara de Diputados de Argentina aprobó con una votación de 120 contra 116 la ley de reforma a las pensiones que exigía el Fondo Monetario Internacional (FMI), la cual recorta las pensiones y eleva la edad de retiro, de 65 años a 70 para los hombres, y de 60 años a 63 para las mujeres. La ley va a cambiar el modo en que se calculan las pensiones, basándose en la inflación en vez de en el aumento de los sueldos y los ingresos fiscales, lo cual reducirá el monto general de las pensiones que recibirán los trabajadores jubilados.

Durante todo el debate, decenas de cientos de manifestantes se reunieron fuera del edificio del Congreso, de tal modo que llenaron las calles aledañas y se movieron eventualmente hacia la avenida más grande de Buenos Aires, la Ave. 19 de julio. Como sucedió el 14 de diciembre, cuando el partido gobernante Cambiemos, del neoconservador Mauricio Macri, tuvo que suspender la votación por falta de quórum, la policía reprimió brutalmente a los manifestantes.

Luego de que se suspendiera la votación del 14 de diciembre, Macri y su gabinete estuvieron reunidos el fin de semana pasado con los gobernadores peronistas, para extorsionarlos, amenazarlos y sobornarlos para que respaldasen la ley e hicieran que los diputados de sus provincias votasen a favor de ella. Macri necesita con desesperación que esta y otras “reformas” se implementen para convencer a los inversionistas internacionales a que coloquen su dinero en el país, mostrándoles que él puede “abrir” la economía y reducir el costo de la mano de obra y otros costos “sociales”.

Algunos diputados informaron que el gobierno amenazó con retener el financiamiento de ganancias compartidas que se necesita para pagar los salarios en las provincias, si los gobernadores no respaldaban la ley. Para endulzarlo, Macri además les prometió que emitiría un bono de compensación para los retirados, por las pérdidas que puedan sufrir con la reforma, pero esta es una medida de una sola vez, que no va a significar una gran diferencia en lo que respecta al pago actual que reciban los retirados.

Ahora la protesta en contra de las políticas neoliberales es a nivel nacional, y no parece que vaya a terminar pronto. Cuando se desenvolvían las manifestaciones frente al Congreso, en otros lugares de Buenos Aires y en otras ciudades del país, los ciudadanos salieron de modo espontáneo a las calles para manifestar con cacerolas y sartenes en defensa de los jubilados.