Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Saludos navideños para todos: recuerden su amor por la humanidad

26 de diciembre de 2017
20171224-helga-lyn.jpg
¡Feliz Navidad!

25 de diciembre de 2017 — En la llamada organizativa de LaRouche PAC el pasado jueves 21, Will Wertz recordó el mensaje de Lyndon LaRouche de hace muchos años, en su ensayo “Prometeo y Europa”, publicado en la EIR del 23 de julio de 1999, con relación al entendimiento verídico del relato sobre Prometeo. LaRouche rechazó no solo la perspectiva oligarca (de que Prometeo pagó el precio de desobedecer las reglas del juego) sino también la visión que se expresa en el poema de Goethe sobre Prometeo y también se expresa en la composición musical del poema que hizo Hugo Wolf, en el sentido de que Prometeo, en la derrota, agitaba el puño en desafío a los poderes establecidos. En contra de eso, algo que dio forma después a los descubrimientos posteriores de LaRouche, está la perspectiva que se encuentra primero en el Prometeo Encadenado de Esquilo: que Zeus, el tirano, es el personaje trágico, no Prometeo. Como lo señala LaRouche, “el desafío bestial de Zeus contra el Prometeo inmortal provocó el fin no solo de Zeus, sino de todos los dioses del Olimpo”.

Fue la “chispa divina” en Prometeo, su amor por la humanidad, lo que causó su sufrimiento a manos del tirano, pero a la vez ocasionó que su nombre se perpetuara por siempre como el libertador de la humanidad, al darle el regalo de la razón creativa, del fuego y del arte. Es este espíritu el que llevó a Ben Franklin a ser conocido como el “Nuevo Prometeo”, destaca LaRouche, y es el mismo Goetterfunken del poema An Die Freude de Schiller y de la Novena Sinfonía de Beethoven.

Lo mismo puede decirse de Sócrates, y de Jesucristo; lo cual es la razón de por qué titulamos la colección de declaraciones de todas partes del mundo pidiendo la libertad de LaRouche, “El tercer juicio a Sócrates”.

La batalla histórica de LaRouche por el Goetterfunken para liberar realmente a la humanidad de la atadura mental mortal de los oligarcas olímpicos ha puesto ahora la victoria al alcance de la mano. La Nueva Ruta de la Seda proporciona la estructura viviente para llevar a cabo la visión de LaRouche de un futuro digno del hombre, en tanto que la oligarquía está desesperadamente haciendo hasta lo imposible con su fraude del Rusiagate, en manos de quienes creyeron haber silenciado a LaRouche, tratando de contener el curso de la marea de ideas, desatadas por LaRouche en el transcurso del medio siglo pasado, que está sirviendo para liberar a todas las naciones y potencialmente a toda la población del mundo, de la amenaza del gran diluvio termonuclear.

Esto es lo que deberían estar celebrando hoy, cristianos, judíos, musulmanes y confucianistas en Estados Unidos y en todo el mundo; toda la humanidad: el espíritu se hizo carne.