Crece el ‘Muellergate’; la investigación del Departamento de Justicia una posible bomba para Mueller

29 de diciembre de 2017

29 de diciembre de 2017 — Siguen aumentando los ataques en contra del Fiscal Especial, Robert Mueller, de parte de republicanos conservadores que piden la renuncia de Mueller, dada la obvia naturaleza política de su investigación y la corrupción de los agentes del FBI y del personal del Departamento de Justicia que forman parte de ella. Al mismo tiempo, se escuchan alaridos de pánico que chillan que Trump planea despedir a Mueller y advierten que si esto sucediera, cientos de miles de personas en todo el país tomarían las calles para protestar.

USAToday tiene un artículo extenso el miércoles 27, firmado por Kevin Johnson, en donde destaca que la investigación sobre el escándalo de los correos electrónicos de Hillary Clinton que está llevando a cabo el Inspector General del Departamento de Justicia, Michael Horowitz, podría potencialmente ser “una mina terrestre” para Mueller. Fue Horowitz quien puso al descubierto los textos escandalosos en contra de Trump, entre el agente del FBI Peter Strzok y su amante, la abogada del FBI Lisa Page. Cuando salga el informe final del Inspector General (IG), argumenta Johnson, habrá evidencia nueva sobre ilícitos que le van a crear problemas reales a Mueller.

Desde Texas, el congresista republicano Louie Gohmert advirtió que Mueller no es el “tipo justo, íntegro, que quisieron pintar muchos... es malas noticias”. En un artículo firmado por el congresista Andy Biggs de Arizona, en USAToday, exige que se le ponga fin a la cacería de brujas y que renuncie Mueller. “Claramente su investigación se está deslizando mucho más allá de lo que fue el alcance de la acusación original... Deberíamos de estar muy preocupados por el alcance ilimitado de Mueller y sus contrataciones no supervisadas”.

El coro creciente de ataques en contra de Muller ha preocupado a sus defensores. Hoy el Huffington Post cita al antiguo jefe de la Oficina de Ética del gobierno de George W. Bush, Richard Painter, quien le advierte al Director del FBI, Christopher Wray, que se espabile, que le diga a Trump que retroceda y deje de atacar al FBI, o que renuncie. Se queja de que Wray “está permitiendo que Trump y sus agentes políticos en el Congreso lo humillen y humille al FBI ”.

USAToday también salta a la defensa de Mueller en su editorial principal,“Desacreditando a Robert Mueller”, en donde se queja a gritos de “los esfuerzos deleznables por desacreditar la investigación de Mueller... No hay ninguna evidencia de que Mueller haya hecho algo malo y todo indica que está avanzando en el tema vital de la intrusión extranjera en las elecciones estadounidenses”.

Newsweek saca a relucir a la antigua fiscal de Watergate, Jill Wine-Banks, quien advirtió que los ataques de Trump en contra del FBI son equivalentes a obstrucción de la justicia, ya que son esencialmente amenazas en contra de testigos potenciales. Los ataques de Trump en contra del subdirector del FBI, Andrew McCabe, pudieran interpretarse como “intimidación de testigo”, sostiene Wine-Banks en un tono de negra premonición. Y en declaraciones a la cadena liberal MSNBC, que oficialmente odia a Trump, el neoconservador Bill Kristol difundió una línea similar, quejándose de que Trump trata de “desacreditar sistemáticamente” al FBI y lo acusó de tratar de acabar con la investigación de Mueller y quizás incluso hasta despedir a Mueller.