Incremento de producción de energía solar no cubre las necesidades

30 de diciembre de 2017

30 de diciembre de 2017 — Mientras que en Alemania hay un enorme signo de interrogación sobre el futuro del suministro eléctrico de fuentes renovables, los alemanes debería aprender algo de su vecina Francia. Francia era normalmente un país exportador de energía en Europa, y el 75% de su electricidad venía de plantas de energía nuclear, pero en noviembre de este año tuvo que importar en cifras netas 826 GWh de electricidad, la mayor parte de Inglaterra y España, con lo cual se convierte en importador neto por primera vez desde enero.

Un clima muy frío hizo que el total del consumo eléctrico se elevara en un 1.1% a 44,789 gigawatt por hora (GWh) en comparación con noviembre de hace un año; sin embargo, en tanto la producción de energía nuclear se desplomó en 2.6% como consecuencia del alto número de apagones de los reactores por mantenimiento y por chequeos de seguridad que exige la agencia francesa de seguridad nuclear ASN, se presentó un cuello de botella, al mismo tiempo que la producción hidroeléctrica también cayó 6.8%.

Con un incremento en la generación eléctrica de un 6% por métodos térmicos convencionales, no se puede cerrar la brecha, ni mucho menos con paneles solares, cuya producción se elevó un espectacular 22%, a 449 GWh en comparación con noviembre del 2016. Esta es otra advertencia para Alemania, que su marcha hacia la era de los fuentes renovables, eliminando la nuclear, es una marcha hacia el desastre.