Sacan a Simpson, director de FusionGPS, para salvar el Rusiagate

5 de enero de 2018

5 de enero de 2018 — La camarilla golpista que está detrás de la cacería de brujas del fiscal especial Robert Mueller en contra del Presidente Donald Trump, está histérica porque su Rusiagate se desmorona, y por ello le dieron a Glenn Simpson y a Peter Fritsch, fundadores de la compañía FusionGPS, un artículo en la página editorial del New York Times, titulado “The Republican’s Fake Investigation” (La investigación fraudulenta de los republicanos). El dúo patético se presenta como los salvadores de Estados Unidos por su “intrépida” denuncia de los supuestos delitos de Trump. “El propósito fue alertar a la comunidad de seguridad nacional de Estados Unidos sobre un ataque de una potencia extranjera hostil a nuestro país”, dice el dúo muy fanfarronamente.

“Si, nosotros contratamos al señor Steele, un experto sobre Rusia sumamente respetado”, alegan los mismos, y agregan que le dijeron a Steele que la tarea era responder a la pregunta: “¿Por qué el señor Trump, repetidamente, buscó hacer negocios en un estado policíaco notablemente corrupto, que la mayoría de los inversionistas eluden?”. (Evidentemente un investigación imparcial).

Ellos alegan que el informe de Steele no fue el “detonante de la investigación del FBI sobre la injerencia rusa”, sino que el informe “se tomó con tanta seriedad porque corroboró informes que el había recibido el buró de otras fuentes, incluyendo una del círculo cercano a Trump”. (¿Se refieren tal vez a Steve Bannon?)

Si mienten descaradamente cuando dicen que “habían llegado muchos alegatos creíbles de la colusión entre el círculo cercano a Trump y Rusia provenientes de fuentes independientes, durante la campaña”. Luego añaden, con imágenes de la famosa escena de la película Casablanca, que “lo que descubrimos nos impactó. Las fuentes del señor Steele en Rusia, informaron de un esfuerzo enorme, ahora confirmado, del Kremlin para ayudar al señor Trump a ser electo como Presidente. El señor Steele vio esto como un delito en ejecución y decidió que tenía que informar al FBI”.

Que amable manifestación de agradecimiento a la inteligencia británica por tratar de derrocar el gobierno de la colonia que ellos perdieron.