Los británicos planean enfrentamientos estudiantiles para desacreditar a Zuma y dañar al BRICS

6 de enero de 2018

6 de enero de 2018 — Los británicos tenían planeado enfrentamientos en campos universitarios de Sudáfrica para el 5 de enero, como seguimiento de la campaña de descrédito del Presidente Zuma y para reforzar la línea de que tiene que ser sacado del cargo ahora, en vez de esperar a que cumpla con los 15 meses de plazo que le quedan. Si lo sacan, no podrá presidir el BRICS ni impulsarlo durante el 2018, año en que le toca a Sudáfrica la presidencia rotativa. En su lugar, el chico de los banqueros, Cyril Ramaphosa, o alguien como él, sería el Presidente interino.

A mediados de diciembre, Zuma anunció que su gobierno volvería gratuita la educación terciaria (la educación superior y entrenamiento posterior a la preparatoria) para los estudiantes pobres o de clase trabajadora que fueran admitidos en esas instituciones. No prometió que se fuera a llevar a cabo de inmediato.

Pero el agente británico y comandante en jefe de los llamados Combatientes por la Libertad Económica (CLE), Julius Malema está intentando iniciar inmediatamente enfrentamientos en los campus universitarios, exigiendo su implementación inmediata. Malema le había dado instrucciones a los estudiantes pobres o de clase trabajadora con buenos promedios para que se hagan presentes en las universidades de sus preferencias el viernes 5 de enero, cuando empiezan las inscripciones, solicitando ser admitidos. Si los rechazan, el CLE ha prometido bloquear los accesos a las universidades.

Por su parte, casi todas las universidades han aclarado en los medios de comunicación que en el 2017 se cerraron todas las admisiones para el 2018 y no las van a reabrir en respuesta a la exigencia de Malema.

Hoy, el Ministro de Educación Superior y Entrenamiento, Hlengiwe Mkhize, aclaró que la política es implementarla en fases en un período de cinco años. En la Red Noticiosa Africana, Mukovhe Morris Masutha del Centro para Nuevos Investigadores, justificó la nueva política desde una perspectiva de la economía física, y destacó que la tasa de desempleo entre los que tienen educación superior y entrenamiento es mucho menor que entre los que no la tienen.

La política de Zuma de educación gratuita, que desde hace mucho tiempo se considera un objetivo del ANC, partido de Zuma, es también un ataque a los bancos que van a perder un mercado de préstamos estudiantiles que alcanza los cientos de millones de dólares. La Asociación Bancaria de Sudáfrica atacó la propuesta alegando que no es más que “una forma de engañar a los sudafricanos al adoptar políticas populistas inalcanzables a nombre de los pobres sin tener la posibilidad, o siquiera la voluntad política de volverla realidad”.