Tillerson en CNN rebate las mentiras de la prensa sobre Trump, Rusia y el Departamento de Estado

9 de enero de 2018

8 de enero de 2018 — El Secretario de Estado de EU, Rex Tillerson, decidió entrar a la guarida mayor de los medios noticiosos (CNN) para rebatir el delirio alimentado por ellos mismos sobre las desquiciadas invenciones que contiene el libro de Michael Wolff sobre el Presidente Trump, y sobre sus relaciones con Trump. La reportera de CNN, Elise Labott, hizo lo mejor que pudo para tratar de atrapar a Tillerson pero estaba fuera de su liga.

Se le preguntó a Tillerson sobre el impacto del Rusiagate en su misión diplomática por el mundo. Respondió: “No. No tiene ninguna impacto. Nunca sale a colación en nuestras conversaciones o en mis diálogos con los dirigentes mundiales. Es un asunto local”. ¿Hay evidencia de que Rusia esté intentando interferir en las elecciones del 2018? “No tenemos ninguna” respondió. En pláticas con Rusia, “hemos tratado de mantenernos enfocados en los grandes temas reales que tenemos entre nosotros”, entre ellos los temas de Siria, Ucrania y en crear estabilidad en el Este de Europa aunque también en “reconocer cuales son las preocupaciones de Rusia”.

Dio una lista de cuales eran los temas “altamente prioritarios” de su Departamento de Estado: “Lograr la desnuclearización de Corea del Norte, derrotar el terrorismo y al EIIS en todo el mundo, mejorar las relaciones con Rusia, mejorar las relaciones con China y trazar el camino”.

Negó tajante los informes de que hubiera un conflicto entre él y Trump. Dijo que el 2017 había sido “muy exitoso”, que “los 11 meses que he estado aquí han sido un período de desafíos extraordinarios, porque cuando el Presidente prestó juramento teníamos muchos programas sobre los que el Presidente había hablado en su campaña y le había dejado en claro al pueblo estadounidense que intentaba encaminarlos en una dirección diferente. Requiere mucho esfuerzo hacer esto en ese primer año de forma que tus socios, tus aliados y tus adversarios entiendan que cambiaste” de dirección. Agregó que espera “tener un 2018 muy, muy exitoso”.

Tillerson ridiculizó las estupideces de Wolff de que Trump era una persona desinformada y desinteresada en la política exterior, y agregó que “no tengo ningún motivo para poner en tela de juicio su destreza mental”. Explicó su papel de presentarle al Presidente todos los aspectos de un asunto, el cómo lo “contradice”, cómo “es muy deliberativo y al final, toma una decisión que después nosotros llevamos a cabo”; y que “el Presidente ha tomado la decisión correcta en cada uno de esos casos”.

De manera más importante, Tillerson entró de lleno al tema central: “No es un Presidente típico como otros en el pasado. Yo creo que eso es ampliamente reconocido. Esa es también la razón de por qué el pueblo estadounidense lo escogió. Estaban cansados de lo que se estaba haciendo en el pasado. Querían que algo cambiara”.