Embajador de China en Brasil habla del tren bioceánico

9 de enero de 2018

9 de enero de 2018 — El diario empresarial brasileño Valor Economico, entrevistó el 26 de diciembre al embajador de China en Brasil, Li Jinzhang, y le preguntaron si China comenzaría a invertir en nuevos proyectos en Brasil en el 2018, más allá de las enormes inversiones en activos brasileños. Este es un tema candente en Brasil, en vísperas del anuncio de las primeras asignaciones del “Fondo Brasil-China para la expansión de la capacidad productiva”, de $20,000 millones de dólares, que fue acordado en el 2017, y que se menciona a menudo por enemigos de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) para argumentar que China solo busca “explotar a Brasil”, como lo han hecho otros países.

En suma, China ha hecho $117 mil millones de dólares en inversiones directas en Brasil, 45% de las cuales se concentran en tres áreas: energía, minería y agroindustria, principalmente mediante la adquisición de capacidades ya existentes, incluyendo proyectos de infraestructura fundamentales que de otro modo estaban estacionados porque la corrupta operación de “Lava Jato” prohibió a las compañías brasileñas, que son perfectamente competentes, que los continúen para terminarlos.

El embajador Li, aprovechó esta oportunidad para contrarrestar la tontería que se dice sobre las intenciones que tiene China, y diplomáticamente presionó a Brasil ante su estancamiento en el innovador proyecto del tren transcontinental en Suramérica.

“Las compañías chinas tienen ventajas de tecnología, experiencia y capital, y tienen un enorme interés en construir infraestructura en Brasil”, respondió. “En el 2015, llegamos a un consenso, con Brasil y Perú, para promover la construcción del Tren Bioceánico. Las compañías chinas concluyeron en dos años el estudio básico de viabilidad, y están listas para implementar el proyecto en etapas o en tramos. Además quieren crear consorcios, basados en las reglas del mercado, para participar en la construcción de líneas ferroviarias, como la línea ferroviaria para unir el Oeste con el Este”, la Ferrovia de Integração Oeste-Leste, FIOL.