Una tercera parte del crecimiento global del PNB ocurrió en China en 2017: ONU

12 de enero de 2018

12 de enero de 2018 — La economía china en particular contribuyó en una tercera parte del crecimiento global de 2017, medido en los términos monetarios del Producto Nacional Bruto (PNB), de acuerdo al informe “Situación Económica Mundial y perspectivas para 2018”, publicado el mes pasado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Sin embargo, la contribución real de China es por supuesto mucho mayor significativamente, cuando se considera desde el punto de vista del método económico físico científico de Lyndon LaRouche, en contraste a la fallida métrica del PNB. Esto se puede ver, por ejemplo, en el asombroso logro de China en la reducción de la pobreza y en la actividad científica avanzada.

El informe de la ONU no obstante es significativo, y destaca la transformación que ha tenido la economía china, de pasar de ser el líder global en la exportación de productos baratos en masa, para llegar a ser un productor y exportador de bienes de gran valor:

En la primera mitad del 2017 hubo un aumento de 93.4% en exportaciones de drones, por ejemplo. Un aumento de 32.5% en exportación de automóviles, y un aumento considerable en la exportación de otros productos de alto valor agregado, tales como el equipo mecánico y electrónico para las manufacturas. China le proporcionó a la economía mundial productos terminados y semielaborados de alta calidad y a precios razonables, con lo cual le transmite al mundo mayores dividendos económicos físicos.

En años recientes, muchos medios informativos del mundo le han puesto atención a los avances de China en la ciencia y la tecnología. Las tecnologías líderes en el mundo, como las del Internet móvil, de “inteligencia artificial” y de informática en general, no solo le han servido a China como motores del crecimiento, sino que han contribuido al avance científico y tecnológico global. Mientras tanto, las telecomunicaciones, computadoras y servicios informáticos de China se han exportado para crear nuevos milagros de desarrollo económico en otras economías en desarrollo, como las de África.

Por otra parte, el enorme mercado de China y la vitalidad de su economía han creado una enorme demanda de bienes de otros países, cuya importancia destaca el informe de la ONU, ya que el crecimiento de la economía mundial sigue “aletargado” (sic) y sigue creciendo la des-globalización. La Iniciativa de la Franja y la Ruta y otros bienes públicos que ofrece China al mundo, han fomentado enormemente el comercio internacional y la inversión, y al mismo tiempo, ofrecen una nueva guía para la globalización económica, como lo documenta el informe de la ONU. En 2017, China anunció una inversión adicional por 100,000 millones de yuanes en el Fondo de la Ruta de la Seda, y en los primeros 11 meses del año, China invirtió más de $12 mil millones de dólares en países de la Franja y la Ruta, con lo cual realizó una contribución importante al desarrollo económico mundial.

La Conferencia de Trabajo Económico Mundial que se realizó en Pekín recientemente, destacó el desarrollo de alta calidad y transmitió el mensaje claro de que China sigue siendo un motor fundamental para el crecimiento de la economía mundial y para el desarrollo económico estabilizador, compartiendo los dividendos del desarrollo económico de China con el resto del mundo.