Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Avanzar con una perspectiva superior: La Plataforma 2018 de LaRouchePAC, una campaña para ganar el futuro

17 de enero de 2018
midtermelection-720ptiny2.jpg

17 de enero de 2018 — Desde todos lados en Estados Unidos y en la región transatlántica hay presiones para hundirse en lo más bajo, en términos de la economía, la cultura y la moralidad. Bajo el asalto de los defensores del moribundo sistema monetarista de la City de Londres y Wall Street, nos vemos presionados a quedarnos fijados en cuestiones y “asuntos” que no son más que trampas mentales: “¿Qué dijo o no dijo Trump? ¿Qué dijo o no dijo el otro?” Entretanto, la realidad es muy clara. Necesitamos el ímpetu de la Nueva Ruta de la Seda para el desarrollo. Estados Unidos se tiene que integrar. El lunes 15 se dio a conocer La nueva Plataforma 2018 de LaRouchePAC, “La campaña para ganar el futuro”, para movilizar el poder que haga esto realidad. (Ver la plataforma electoral para 2018, en inglés en: https://action.larouchepac.com/2018_election_platform).

En breve saldrá una nueva declaración para integrar a Estados Unidos a la Nueva Ruta de la Seda. Vean la escala de la crisis en el Caribe y en Centroamérica. La desnutrición infantil, por ejemplo, es más del 17% en promedio en el Caribe. En Haití, el 47% de los niños está desnutrido; el 80% vive en la pobreza. Partes de Centroamérica están en la misma situación. Estos son los infiernos de nuestro hemisferio.

No hay manera alguna de “resolver” los “asuntos” aparentes del día en Estados Unidos (como la epidemia de las drogas, los “inmigrantes”, la seguridad fronteriza, el desempleo, las importaciones, etc.) si no se fortalece al Caribe, a Centroamérica, y a México también; y a todas las naciones de las Américas.

Lo mismo con África, el Sudoeste de Asia y Europa. En el África al sur del Sahara, hay un 22% de desnutrición. La atención médica es cosa rara. El conflicto inducido por la política malvada de “cambio de régimen” ha desplazado a millones de personas del norte de África y del sudoeste de Asia, en Libia, Iraq, Siria y Yemen. Más de un millón de personas han buscado refugio en Europa desde el 2015. En el 2017, se ahogaron más de 3,000 personas tratando de atravesar el Mediterráneo para llegar allá.

Ahora vean lo que está haciendo China en colaboración de las naciones de África. Por ejemplo, hasta ahora, se han construido 6,200 km de vías férreas modernas o están en proceso, junto con plantas de generación de energía, presas y otros proyectos. El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, acaba de concluir una gira por cuatro naciones de África, para planificar más proyectos. El presidente del Banco Asiático de Inversiones de Infraestructura (BAII), Jin Liqun, declaró esta semana, en el segundo aniversario del banco, que van a ampliar los préstamos en África y también se extenderán a Sudamérica. (Puede ver el informe del Instituto Schiller, en inglés, en el portal http://newparadigm.schillerinstitute.com/extending-new-silk-road-west-asia-africa/).

Ahora vean hacia las Américas, y lo que está haciendo China. Del 19 al 22 de enero, el canciller chino Wang Yi estará en Chile para la reunión del grupo CELAC-China, con la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe, para hablar sobre los planes de desarrollo y concretar la cooperación estratégica entre las dos regiones para llevarlas a “un nivel superior”. Después de esto, Wang Yi hará una visita oficial a Chile y Uruguay, ambos países promotores entusiastas de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Imagínense un corredor de desarrollo como “columna vertebral” que va desde la parte más al sur de Sudamérica, hacia el norte pasando por el Tapón de Darién y toda Centroamérica, siguiendo más al norte hasta llegar a las planicies altas de Estados Unidos y Canadá, hacia Alaska y atravesar el Estrecho de Bering con un túnel y llegar a Asia y a Europa. En Estados Unidos, este nuevo corredor crea la manera de “repoblar”, con nuevas ciudades, industria y agricultura, los estados agropecuarios centrales, que en los últimos años han sufrido las tasas más grandes de éxodo poblacional, abuso de drogas y suicidios, de todo el país.

Hacer realidad esta escala de desarrollo no se puede hacer simplemente “desde abajo”, sino que requiere como prioridad proyectos de Investigación y Desarrollo y sitios específicos para elevar la productividad y ocasionar un salto significativo. Entre los centros importantes se encuentran los sitios de lanzamiento espacial en el noreste ecuatorial de Sudamérica. En Puerto Rico (que todavía padece los efectos de los huracanes Irma y María y la ausencia de reconstrucción) hay la oportunidad de construir un “Puerto de las Américas” en Ponce, en la costa sur de la isla, como centro de la Ruta de la Seda Marítima.

Esta perspectiva abarcadora para las Américas es lo que Helga Zepp-LaRouche caracterizó como la perspectiva superior que tenemos que adoptar. Desde una perspectiva económica, desde una perspectiva moral, una perspectiva superior, siempre.