Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Transpira la verdad en el fraude del Rusiagate; a intensificar la campaña para derrotar el golpe británico

26 de enero de 2018
mueller-obama-comey2_1.jpg
El entonces director del FBI, Robert Mueller, reconoce el aplauzo durane los comentarios del Presidente Barack Obama en el Jardín Rosa de la Casa Blanca, el 21 de junio de 2013, cuando el Presidente anunció el nombramiento de James Comey, derecha, para suceder a Mueller. (Foto oficial de la Casa Blanca).

25 de enero de 2018 — Transpira la verdad en el fraude del Rusiagate y que el Fiscal Especial Robert Mueller fue puesto ahí para que fuera un “asesino jurídico”. Casi a diario están apareciendo ahora nuevas revelaciones que confirman esto. Este es el momento de intensificar la movilización para derrotar toda la operación de golpe británica, ante el creciente peligro de un estallido en la economía y la campaña bélica de los neoconservadores.

Entre las últimas confirmaciones del modus operandi golpista, está la evaluación del experto sobre seguridad Bill Binney sobre el alegato del FBI de que había “perdido” cinco meses de mensajes de textos entre dos altos operativos anti-Trump del FBI, Peter Strzok y Lisa Page. Esto “apesta hasta la médula”, dijo Binney, en varias entrevistas la semana pasada, en donde explicó que entre las capacidades de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) se cuenta la de captar, retener y rastrear comunicaciones.

Uno de los textos entre Strzok y Page que en realidad si salieron a la luz pública, con fecha del día después de las elecciones de noviembre del 2016, hace referencia a su intención de acudir a una reunión de una “sociedad secreta”, luego de que Trump había ganado. El martes 23, el senador Ron Johnson (republicano por Wisconsin), presidente de la Comisión para Seguridad Interna y Asuntos Gubernamentales del Senado, dijo que tenía un informante que sabía que la reunión de confabulados de dicha “sociedad secreta” si ocurrió, afuera de las instalaciones del FBI. El y el senador Chuck Grassley (republicano por Iowa), presidente de la Comisión Judicial, le enviaron ese día una carta al Inspector General de Departamento de Justicia, donde exigen conocer antes del 29 de enero todo sobre los textos “perdidos”, y además, saber por qué el Departamento de Justicia y el FBI prevaricaron sobre ellos ante el Congreso.

Sobre Robert Mueller personalmente, ahora se están dando a conocer más ampliamente las revelaciones sobre sus crímenes relacionados al 11 de septiembre. La semana pasada el portal Broward Bulldog (de Florida) informó que Mueller, en su calidad de alto funcionarios del FBI, aprobó el encubrimiento por parte del FBI de los árabes saudíes en Sarasota, Florida, conectados a los ataques del 11 de septiembre. Esto se está cubriendo además en otros medios.

Crece la exigencia de que se hagan públicos todos estos delitos y mentiras y encubrimientos descarados, y que se le ponga fin de una vez por todas. El miércoles 24, el congresista Walter Jones (republicano por Carolina del Norte) publicó una declaración a favor de que se de a conocer el nuevo memorando del presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Devin Nunes (republicano por California) sobre la complicidad del FBI con el tribunal FISA en el 2016. Jones se remitió a hechos históricos: “siempre he sido un fuerte partidario de la transparencia y un gobierno fuerte. Encabecé las iniciativas exitosas para desclasificar las 28 páginas del informe sobre el 11 de septiembre y para desclasificar los archivos federales previamente hechos públicos sobre el asesinato del Presidente John F. Kennedy...”.

Asimismo, el senador Grassley reiteró ayer su solicitud de que el Departamento de Justicia inicie una investigación penal al “ex” agente de inteligencia británico Christopher Steele. Grassley, así como también Nunes, tiene un memorando que está presionando para que se desclasifique y se haga público.

En la medida en que se debilita el Rusiagate se intensifica la campaña por una guerra abierta, instigada por la misma pandilla golpista, a través de los neoconservadores y neoliberales. En este último respecto se acaba de formar en Paris el 23 de enero una nueva entidad multinacional, para utilizarla como plataforma para atacar a Rusia: la “Asociación Internacional en contra de la Impunidad en el Uso de Armas Químicas”. Esta semana, acusan al gobierno sirio de usar gas cloro. Desafortunadamente, el Secretario de Estado de EU, Rex Tillerson, cayó en el juego de las acusaciones falsas, diciendo que Rusia es “responsable en última instancia” por los ataques con armas químicas en Siria. Es más, dijo que “la incapacidad de Rusia de resolver el problema de las armas químicas en Siria pone en tela de juicio su importancia en la solución de la crisis en general”.

Cabe destacar que Tillerson llegó a París directamente de Londres, en donde se reunió la semana pasada con los círculos geopolíticos más elevados. Se puede ver la mano británica en la Casa Blanca en relación a Siria; y en el registro del infame agente de inteligencia británico, Christopher Steele y su intervención en Ucrania y después, en el Rusiagate.

El telón de fondo a todo esto es el final inminente del sistema financiero monetarista. William White, reconocido economista del BPI (Banco de Pagos Internacionales) y de la OECD, calificó esta semana esto como una trampa sin salida, en donde la política de Emisión Cuantitativa (EC) no puede continuar indefinidamente sin llegar al punto del estallido; pero, si se detiene, esto significaría un estallido. Habló en el Foro Económico Mundial en Suiza.

Elevándose por encima de todo esto están los informes dados a conocer hoy en Davos en el panel “El impacto de la Franja y la Ruta” en el mundo. El economista en jefe del Presidente Xi Jinping, Liu He, habló sobre lo que China está haciendo interna e internacionalmente, por un desarrollo compartido. Concretamente, en el hemisferio occidental esto tiene un nuevo impulso en donde esta semana se presentaron planes en América del Sur y Centroamérica de la Iniciativa Franja y Ruta; y en México entre China y la CELAC, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe.

Acabemos con el golpe británico y podremos liberar a los rezagados, Estados Unidos, para que se una a la Nueva Ruta de la Seda por todas las Américas y en beneficio de toda la humanidad.