Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

¿Qué lección sacó Trump en Davos?

29 de enero de 2018
trump-swiss.jpg
El Presidente Donald J. Trump llega a Davos, Suiza para participar en el Foro Ecnómico Mundial; 25 de enero de 2018 (Foto oficial de la Casa Blanca por Shealah Craighead).

29 de enero de 2018 — Ahora que el Presidente Trump se prepara para dar su informe sobre el Estado de la Unión este próximo martes 30, y que según ha trascendido se enfocará en la economía nacional y la infraestructura, lo que cabe preguntarse es si ha reflexionado sobre el tema de este año en el Foro Económico Mundial de Davos. El discurso de Trump en Davos se limitó a elogiar lo que él califica del gran auge económico que sucede en Estados Unidos, pero desafortunadamente se refiere a la enorme burbuja del mercado de valores, como señal de ese avance, en vez de verla como una enorme señal de alerta sobre el crac que se viene encima.

Incluso el diario Wall Street Journal advirtió recientemente al Presidente que deje de utilizar al mercado de valores como medida del progreso económico; los muchachos de Wall Street saben muy bien que un crac es inminente. Más al punto, como lo ha destacado EIR, el perspicaz ex economista en jefe del Banco de Pagos Internacionales, William White, advirtió el 25 de enero que el sistema bancario occidental no tiene manera de evitar ese crac, debido a la trampa sin salida que han creado los mismos bancos centrales a través de la juega de imprimir dinero casi gratis para los bancos insolventes, la mentada “Emisión Cuantitativa”, con la cual refinanciaron el crac del 2008 y que los dejó sin solución monetaria alguna frente a la burbuja financiera muchísimo mayor que tenemos ahora.

No hay solución monetaria, pero sí hay una solución crediticia, la cual tiene en sus manos todo congresista estadounidense y de varios individuos dentro del entorno de Trump, en la forma del folleto de las “Cuatro Leyes de LaRouche: los principios económicos físicos para la recuperación de Estados Unidos. El futuro de Estados Unidos en la Nueva Ruta de la Seda” que ha distribuido LaRoucheaPAC.

De ahí la pregunta anterior: ¿Interiorizó el Presidente que el tema del Foro de Davos este año fue “La creación de un futuro compartido en un mundo fracturado”, un concepto tomado directamente del discurso que dio el Presidente de China, Xi Jinping, en el mismo foro en 2017? De China no solo tomaron el tema este año, sino que —como lo reconoció el propio New York Times el domingo 28 en un artículo titulado “En Davos, la verdadera estrella puede haber sido China, no Trump”— el discurso magistral de Liu He, el principal asesor económico de Xi Jinping, fue uno de los más concurridos, “mientras que los dirigentes nacionales parecían competir entre ellos en Davos en sus llamados para tener una mayor cooperación con China”.

Para que Trump tome la decisión de restaurar cabalmente el Sistema Americano, el sistema hamiltoniano que sustenta las Cuatro Leyes de LaRouche, y para que se una plenamente a la Nueva Ruta de la Seda, se tiene que aplastar al golpe de Estado en su contra que intenta la inteligencia británica y sus lacayos estadounidenses, y se tiene que llevar ante la justicia a los perpetradores de la farsa criminal del “Rusiagate”.

En este respecto, el senador Chuck Grassley, junto con el senador Lindsey Graham, dieron otro paso importante en esa dirección el jueves 25, con la carta que le enviaron a varios dirigentes del Partido Demócrata de la era de Obama, donde les exigen que den a conocer a la Comisión Judicial del Senado, que preside Grassley, todos los documentos relacionados con la compañía Fusion GPS y el desacreditado expediente elaborado por el agente británico Christopher Steele: ¿Cómo y cuándo se los mostraron a cada uno de ellos? ¿Cómo llegó al Departamento de Justicia y al FBI? Y que den a conocer todas las discusiones e intercambios pertinentes con esas agencias judiciales y toda su relación con el propio Steele y sus colegas operativos británicos.

Curiosamente, el nombre de Victoria Nuland se cuenta en la lista; cabe recordar que Fusion GPS también compiló informes sobre Ucrania para Victoria Nuland cuando ella dirigía el apoyo del gobierno de Obama a la pandilla nazi que dio el golpe de Estado en 2014 en contra del gobierno electo de Kiev.

La suerte está echada, para quien quiera verlo. El imperio británico y sus guerras mortíferas geopolíticas, no tienen lugar en el Nuevo Paradigma que se está configurando en todo el mundo. Trump ha comprometido la amistad de Estados Unidos con Rusia y con China para alcanzar esa noble meta, basada en un destino compartido para todas las naciones. Todo ciudadano del mundo tiene que actuar para hacer realidad ese propósito.