El “Informe Kremlin” del Departamento del Tesoro, fue obligado por la CAATSA; Trump se niega a imponer sanciones

31 de enero de 2018

31 de enero de 2018 — De acuerdo a la exigencia de la “Ley para contrarrestar los adversarios de Estados Unidos mediante sanciones” (CAATSA, por sus siglas en ingés), el gobierno de Trump tenía 180 días para preparar una lista de ciudadanos e instituciones rusas para imponer posibles sanciones. Ese proyecto de ley fue firmado a regañadientes por Trump en agosto del año pasado, para evitar que un congreso fuera de control anulara su veto; a pesar de su oposición pública a la desquiciada diatriba antirrusa, Trump llegó hasta publicar una “declaración firmada’ donde señalaba que la legislación tenía “serios defectos”.

En la tarde del lunes 29, justo antes del vencimiento del plazo, el Departamento del Tesoro de Steven Mnuchin dio a conocer una lista, como lo exigía la ley. Pero en vez de imponer alguna sanción, el gobierno de Trump simplemente dio a conocer una lista con cada uno de los miembros del gobierno de Putin (a la vez que, de manera interesante, deja a Putin por fuera de la lista) y con cada uno de los empresario con un capital superior a los mil millones de dólares. Un funcionario del Tesoro le dijo al portal BuzzFeed que la sección de “multimillonarios” la tomaron de la lista de Forbes sobre los hombres más ricos de Rusia.

Según el texto de la CAATSA, se requiere un informe para identificar a las “personalidades políticas de alto rango y oligarcas de la Federación rusa, de acuerdo a su cercanía al régimen ruso y sus propiedades en valor neto”. La ley da directrices sobre cómo evaluar a todas estas personas y sus relaciones con el Presidente Vladimir Putin y otros individuos de la clase política. Por lo tanto Trump “cumplió” con la ley al elaborar una lista y no hacer nada al respecto.

El Presidente Putin, al hablar en Moscú en un evento de campaña hoy, se mofó del informe. Aunque dijo que era claramente un “paso hostil” en las relaciones, bromeó que él estaba “ligeramente” decepcionado de no haber aparecido en la lista. Dijo que Rusia se va a guiar por el viejo refrán ruso de “los perros ladran, eso indica que la caravana avanza”.

Constanin Kosachyob, Presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación (Cámara Alta de la legislatura rusa) dijo que el Tesoro “terminó copiando el directorio telefónico”. Otros dirigentes rusos hicieron públicas sus fuertes objeciones, dejando en claro que la ley y la lista que ésta requiere, tienen la intención de sabotear las relaciones ruso-estadounidenses.

Los fanáticos McCarthystas del Congreso se volvieron locos. El congresista Eliot Engel (demócrata por Nueva York), el demócrata de más alto rango en la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, dijo que Trump “una vez más permitió que Rusia se saliera con la suya. Estoy hasta la coronilla de esperar que este gobierno proteja nuestro país y nuestras elecciones”. El dirigente de la bancada de minoría en el Senado, Chuck Schumer (demócrata por Nueva York) no solo denunció a Trump por no imponer más sanciones, sino que también lo denunció por haber permitido que Sergey Naryshkin, jefe del servicio de inteligencia de Rusia, que actualmente está bajo las sanciones, visitara Estados Unidos la semana pasada. “Nosotros sancionamos al jefe de su inteligencia y después el gobierno de Trump lo invita a bailar un vals mientras atraviesa nuestra puerta principal”, despotricó Schumer, calificándolo de “incumplimiento del deber extremo por parte del Presidente Trump, quien pareciera estar más interesado en socavar el imperio de la ley en este país que en enfrentar a Putin”.

El embajador ruso Anatoly Antonov anunció hoy la visita de Naryshkin. Naryshkin se reunió con el Director de Inteligencia Nacional, Dan Coats, para tratar lo relacionado con la guerra al terrorismo.