Chillan los golpistas porque saldrá al público el memorando de Nunes

2 de febrero de 2018

2 de febrero de 2018 — Toda la camarilla del imperio británico en Estados Unidos anda chillando y aullando lastimosamente contra la publicación del memorando de cuatro páginas elaborado por la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes que preside Devin Nunes, que como resultado ya ellos mismos han garantizado que gran parte de la población angloparlante en todo el mundo va a leer con avidez el memorando y lo volverán a leer una y otra vez, en cuanto se ponga a disposición del público hoy en la tarde.

La columnista “conservadora” del Washington Post, Jennifer Rubin, sacó una columna el jueves 1 de febrero para informar jadeante a sus lectores que “el representante Devin Nunez (republicano de California) pone en peligro a nuestro país”.

El mismo diario, The Washington Post informó que el subprocurador general, Rod Rosenstein y el director del FBI Christopher Wray, habían ido a la Casa Blanca el lunes 29 de enero en un último esfuerzo para evitar que se publicase. Pero a la noche siguiente, inmediatamente después de concluido el informe del Estado de la Unión, el Presidente Trump le dijo a un congresista que le preguntó si se publicaría; “cien por ciento sí”.

El miércoles 31 de enero, el FBI publicó una rarísima declaración pública en la que concluye que “tenemos graves preocupaciones sobre las omisiones materiales de los hechos que afecta de manera fundamental la exactitud del memorando”.

El representante Nunes respondió lo siguiente:

“Luego de entorpecer las solicitudes de información del Congreso, y rehusarse a cooperar durante casi un año, no es ninguna sorpresa que el FBI y el Departamento de Justicia salgan ahora con objeciones espurias a que el pueblo estadounidense vea la información relacionada con los abusos de vigilancia que hacen esas agencias. El FBI está familiarizado íntimamente con las ‘omisiones materiales’ en relación a sus presentaciones tanto ante el Congreso como ante los tribunales, y son bienvenidos a que hagan público, lo más ampliamente posible, toda la información que tengan sobre estos abusos. Independientemente, es claro que altos funcionarios utilizaron información no verificada en un documento para los tribunales a fin de canalizar una investigación de contrainteligencia durante una campaña política electoral en Estados Unidos. En cuanto salga la verdad, podemos comenzar a tomar las medidas para garantizar que nuestras agencias de inteligencia y los tribunales no sean mal empleados como esta vez, más nunca”.

El representante demócrata de California, Adam Schiff, (“cabeza de melón”)sostiene que el memorando fue “alterado en secreto” por los republicanos luego que la Comisión había votado, de acuerdo la línea partidista, a favor de su publicación. Pero el vocero del despacho de Nunes, Jack Langer, respondió que “en su intento cada vez más extraño para impedir la publicación del memorando, la minoría de la Comisión ahora se queja de que hubo cambios de redacción menores en el memorando, tales como arreglos gramaticales y demás, solicitados por el FBI y por la misma minoría”.

El grupo de extremistas anglófilos que han tomado temporalmente el Partido Demócrata, se está precipitando como loco hacia su propia destrucción, peor de lo que hizo Hillary Clinton en su campaña presidencial condenada de antemano. Están a punto de dejar un vacío político que solo LaRouchePAC puede llenar y tiene que hacerlo, como está haciendo en la campaña por la Plataforma para la victoria 2018.