Jefes de inteligencia rusa se reúnen con Pompeo de la CIA y Dan Coats de la DNI

3 de febrero de 2018

2 de febrero de 2018 — La semana pasada, los directores de los tres servicios de inteligencia rusos, a saber, la FSB, el SVR y el GRU, estuvieron en Washington DC para reunirse con sus homólogos estadounidenses, Mike Pompeo, director de la CIA y Dan Coats, Director de Inteligencia Nacional (DNI), y “otros funcionarios estadounidenses de inteligencia”, según informó la radio pública nacional NPR. A un veterano funcionario de inteligencia radicado en Moscú también le fue ordenado que viniera a Washington DC para que participara en estas reuniones, informó hoy el periódico Washington Post.

Sergey Naryshkin, director del servicio extranjero del Servicio de Inteligencia Exterior o SVR, y Alexander Bortnikov, director del Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa (FSB del acrónimo ruso), organización sucesora del Comité para la Seguridad del Estado (KGB), se reunieron con Pompeo y Coats para discutir asuntos de mutuo interés, como el contraterrorismo, seguridad aérea, y evitar que combatientes extranjeros regresen a alguna de las dos naciones, entre otras cosas. No hay confirmación sobre cuál de las reuniones fue que participó el director de la Dirección General de Inteligencia (GRU, en su acrónimo ruso).

El líder de la minoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, demócrata por Nueva York, se puso histérico por el hecho de que estas reuniones se estuviesen llevando a cabo, pegó alaridos en una rueda de prensa el 29 de enero, y luego dijo en una carta que envió a Coats, que las reuniones son “sospechosas”, y exigió que le explicaran por qué a individuos que están sujetos a sanciones se les había permitido “entrar bailando vals por la puerta principal”. El momento en que estas reuniones se llevan a cabo, despotricó Schumer, muy probablemente tiene que ver con que el Presidente Trump tomase la decisión de no imponerle nuevas sanciones a Rusia.

En una carta dirigida a Schumer con fecha del 1 de febrero, Pompeo con toda calma pero contundentemente, puso en su lugar al histérico de Schumer, haciendo referencia a la sugerencia que este hizo de que “había algo sospechoso en el hecho de que funcionarios de los servicios de inteligencia rusa se reunieran con sus homólogos estadounidenses”. Por lo contrario, afirmó, “periódicamente nos reunimos con nuestros homólogos rusos por la misma razón que lo hicieron nuestros predecesores, para mantener la seguridad de Estados Unidos. Aunque Rusia sea un adversario, pondríamos las vidas de los estadounidenses en mayor riesgo si pasáramos por alto las oportunidades para trabajar con los servicios rusos en la lucha en contra del terrorismo”. Señaló que él estaba muy orgulloso de esa cooperación en contraterrorismo, “incluyendo del papel de la CIA con su homóloga rusa, en desenmascarar recientemente un plan terrorista que tenía como objetivo la ciudad de San Petesburgo, Rusia, un plan en el que podían haber sido asesinados estadounidenses…”.

Añadió que cuando estas reuniones se llevan a cabo, “usted y los estadounidenses deberían descansar tranquilos, seguros de que estamos ocupándonos de cuestiones muy difíciles, en las cuales los intereses de Estados Unidos y Rusia no coinciden. Ninguna de las partes se avergüenza de plantear las preocupaciones relacionadas con nuestra relación de inteligencia y los intereses de nuestras naciones respectivas”. La cooperación en seguridad entre las agencias de inteligencia de Estados Unidos y Rusia, concluyó Pompeo, “ha sucedido durante múltiples gobiernos. Yo confío en que usted apoyará el que la CIA continúe con este compromiso cuyo propósito es proteger al pueblo estadounidense”.