Las grandes corporaciones de Estados Unidos están comprando sus acciones con los ahorros de la reforma fiscal

9 de febrero de 2018

9 de febrero de 2018 — Desde que se aprobó la reforma fiscal de los republicanos en Estados Unidos, en diciembre pasado, ellos y el Presidente Trump se han estado deleitando con informar el anuncio de aumentos salariales y bonos salariales que vendrían de las empresas grandes y pequeñas, por un total de algo así como $2,500 millones de dólares, nomás en enero, y también de inversiones de capital en el país.

Pero el miércoles 7 de febrero, los senadores demócratas Ron Wyden, Sheldon Whitehouse y Bob Casey, dieron a conocer un informe que documenta los anuncios de compañías importantes están invirtiendo unos $97,000 millones de dólares, pero en la recompra de sus propias acciones desde el 1 de enero. El noticiero de CNBC señaló que otro informe, de la firma investigadora by Birinyi Associates, calcula que la recompra total de acciones en enero fue de $89,000 millones. Sea la que fuese de esas dos cifras, este pasado mes de enero fue el segundo mes, desde enero de 2016, de la ola de los últimos ocho años de recompras de acciones que hacen las corporaciones con el dinero impreso que les dio el banco central.

Cabe señalar también que las principales compañías anunciaron que, en enero y la primera semana de febrero, invirtieron unos $180,000 millones en capital nuevo. Pero esto en realidad se prometió hacer en varias fases durante los próximos años. La recompra de sus acciones, cuando menos la cifra de $89,000 millones que da Birinyi Associates, eso ya se gastó. Y la recompra más grande que se hizo, fue de $22,000 millones de dólares, por el banco sospechoso delincuente Wells Fargo, el 23 de enero, poco antes de que la Reserva Federal lo pusiera bajo supervisión.

Así que la reforma fiscal se convirtió, efectivamente, en lo que había dicho el presidente de JPMorgan Chase, Jamie Dimon: La cuarta ronda de “Emisión Cuantitativa” del banco central, “QE4”.