¿Cuál burbuja es la que está estallando? La Reserva Federal toma medidas urgentes con Wells Fargo

9 de febrero de 2018

9 de febrero de 2018 — Ahora que en Estados Unidos las tasas de interés están de nuevo en tendencia ascendente, amenaza de nuevo a la “burbuja de todos los papeles”, y algunos comentaristas conservadores andan diciendo que Wall Street hizo retroceder los mercados de valores para amenazar al Presidente Trump. Le ponen el dedo en especial a la Comisión Consultiva de Empréstitos del Tesoro (TBAC por siglas en inglés), compuesta de los bancos más grandes, que se reúne trimestralmente con el Departamento del Tesoro de EU para analizar pronósticos. El 31 de enero, el TBAC dijo que después de la “reforma” fiscal, era probable que el Tesoro tuviera que pedir prestados más de $3 billones de dólares en los próximos tres años, en contraste con los solo $488 mil millones en préstamos en el 2017, por ejemplo. Específicamente, el TBAC calculó que el Tesoro se iba a ver forzado a recabar $955 mil millones mediante la venta de nuevos bonos este año, $1.083 billones el próximo año y $1.128 billones el año siguiente.

Cuando los medios noticiosos tradicionales cubrieron el 1 y 2 de febrero esta “noticia” se dijo que esto significaría inflación, una mayor caída del dólar, y más aumento en las tasas de interés. El 2 y 5 de febrero los mercados de valores sufrieron un fogonazo de crac.

Pero los bancos de Wall Street y Londres en el TBAC se referían, como siempre, a la “deuda del gobierno” como si fuera una burbuja que amenaza con estallar (la de China o la de Estados Unidos, ellos alegan que ambas) cuando en realidad la “burbuja de todos los papeles” que está a punto de estallar es la suya, creada por ellos mismos con los más de $14 o $15 billones de dólares que les dieron sus cuatro grandes bancos centrales en dinero impreso prácticamente gratis para que tuvieran liquidez, desde el último crac.

La Reserva Federal acaba de señalar de manera bastante tajante que ellos creen que, al menos Wells Fargo, después de una serie de delitos bancarios notorios, está metido en problemas financieros. El viernes 2 de febrero por la tarde, después de que los mercados habían cerrado, la Reserva Federal le ordenó a Wells Fargo ponerle un tope a todos sus activos a su nivel actual, indefinidamente, y le sugirió enfáticamente que reemplazara a sus cuatro directores en la junta directiva (el banco dijo inmediatamente que lo iba a hacer).

Esta “acción fue más allá de las multas, los arreglos legales y otras acciones regulatorias que han estado afectando al banco en los últimos 18 meses” informó el diario Los Angeles Times el 6 de febrero. “Esto es algo grande. Si no lo fuera, las acciones no se hubieran desplomado casi un 10%” el 5 de febrero, dijo Scott Siefers, analista de Sandler O’Neill. ‘Es un castigo impactante’, Ninguno de nosotros habíamos visto nunca algo como esto antes”.

Una intervención anterior así de tajante, sobre el Citibank en 1992, resultó en que un equipo regulador de la Reserva Federal llegó y esencialmente manejó el banco porque se consideraba que estaba en insolvencia o a punto de la insolvencia.