Un nuevo libro “La nueva Ruta de la Seda” publicado en Alemania, cita a EIR y al Instituto Schiller

9 de febrero de 2018

9 de febrero de 2018 — Un libro titulado La Nueva Ruta de la Seda de China: cooperación en vez de aislamiento. Cambio de roles en el comercio mundial que se publicó en diciembre en Alemania, cita extensamente a la EIR como precursora y como autoridad sobre el programa de la Nueva Ruta de la Seda. La intención de los autores es influir positivamente en el debate en Alemania sobre China. Esto es aún más sorprendente, dado que lo publicó el periódico Frankfurter Allgemeine Zeitung, que es rabiosamente antichino.

El libro cita los Informes Especiales de la EIR en tres distintos lugares. Describe la idea de “corredores de desarrollo” del informe de la EIR de noviembre del 2014 en donde “la Nueva Ruta de la Seda se describe como parte de un Puente Terrestre Mundial. El informe completo se titula ‘La Nueva Ruta de la Seda se convierte en el Puente Terrestre Mundial’ y ve este tipo de modelo de desarrollo como la base para un futuro pacífico para la humanidad”

“El ya mencionado informe de la EIR sobre la Nueva Ruta de la Seda enumera... toda una serie de grandes empresas internacionales, que podrían ser parte de un ‘Puente Terrestre Mundial’ entre los continentes” (enumera 15 proyectos, desde el túnel por el Estrecho de Bering hasta la conexión Italia –Túnez), comentan los autores del libro.

El libro también destaca lo siguiente:

“Es más, en el Informe Especial de la EIR se enumeran once corredores internacionales; tienen que ver principalmente con grandes conexiones ferroviarias, como es el Ferrocarril Transiberiano, cuya construcción se remonta al período de 1891-1916, y consiste de 9,289 kilómetros de largo de la primera conexión transcontinental desde Moscú hasta Vladivostok.

“Es sabido que exactamente dichos corredores de desarrollo a lo largo de las vías ferroviarias y autopistas han resultado ser efectivos y han contribuido enormemente a la prosperidad de una nación. El fenómeno se remonta a las rutas de comercio históricas de milenios, como lo demuestra la vieja Ruta de la Seda. De ahí proviene también el término moderno de China de ‘Estrategia Marco Polo’ para desarrollar nuevas rutas con los efectos positivos recién mencionados para las regiones vecinas en por lo menos corredores de 100 kilómetros de ancho a lo largo de las rutas principales... Es notable que solo existe un informe en alemán sobre ‘Las oportunidades de Alemania en la Nueva Ruta de la Seda’. Fue presentado en una conferencia internacional del Instituto Schiller en Essen el 21 de octubre del 2016”.