Steele, importante operativo de trucos sucios de la inteligencia británica desde hace más de 10 años

13 de febrero de 2018

12 de febrero de 2018 — Mayores detalles que da el Washinton Post en su extenso artículo del 6 de febrero sobre Christopher Steele, confirman que este ha sido por mucho tiempo un importante operativo de trucos sucios para la inteligencia británica, tanto antes como después de su “retiro” fingido del MI-6 para trabajar en el “sector privado” en el 2009.

Para el 2006, Steele fue el funcionario de la inteligencia británica para el caso de Alexander Litvinenko, el singular desertor de la KGB. Los lectores recordarán que Litvinenko falleció en un hospital de Londres, supuestamente envenenado con polonio radioactivo, la primera persona en el mundo que fallece de esa manera. El Washinton Post dice que Steele “encabezó las investigaciones británicas sobre la muerte misteriosa de Alexander Litvinenko, acaecida en Londres en el 2006”. ¿Cuál fue esa investigación? La Cámara de los Comunes británica resolvió que se formara una “comisión independiente” para investigar la muerte de Litvinenko. La presidió sir Robert Owen, un juez, quien concluyó que Litvinenko había sido asesinado por Andrei Lugovoi y Dmitri Kovtun, como parte de una “operación del Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa (FSB)”, ordenada por su director Nikolai Patrushev, y “probablemente” aprobada personalmente por Vladimir Putin. Los aliados de Gran Bretaña y de Estados Unidos utilizaron por años este caso como una provocación de alto perfil en contra de Rusia.

Luego de que Steele se pasó a trabajar en el “sector privado”, uno de sus primeros clientes fue la Asociación de Futbol Británica en el 2001. ¿Por qué? Supuestamente la Asociación de Futbol Británica había salido con la idea de probar la corrupción existente en la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), con el propósito de echar marcha atrás a la concesión de la Copa Internacional de1 2018 de la FIFA en Rusia (y de la Copa del 2022 en Qatar). Steele trabajó en esto con el FBI, hasta el punto en que las autoridades de Estados Unidos arrestaron a muchos de los altos funcionarios de la FIFA cuando se llevaba a cabo una reunión de la federación en Suiza. Todos los principales funcionarios de la FIFA renunciaron, pero no obstante, hasta ahora, la Copa Mundial de futbol del 2018 se va a jugar en Rusia.