La UE planea sancionar a Estados miembros de la UE en Europa Oriental por compartir crecimiento económico con Alemania

16 de febrero de 2018

16 de febrero de 2018 — Después de las sanciones en contra de Rusia, la Unión Europea (UE) podría aplicar sanciones en contra de sus propios Estados miembros de Europa Oriental. “La Comisión va a presentar también opciones para modernizar el presupuesto de la UE, entre ellas posiblemente el fortalecimiento del vínculo —conocido como “condicionalidad”— entre el financiamiento de la UE y el respeto a los valores fundamentales de la UE” dice la declaración de la Comisión Europea. Polonia, Hungría y Rumania han sido criticados recientemente por implementar medidas “antidemocráticas”. Luego de que se implemente el nuevo presupuesto en el 2020, se podrían emitir sanciones en contra de países infractores.

Como en el caso de Rusia, las compañías europeas son las que más van a padecer con dichas sanciones. Un informe del 9 de febrero en la versión en inglés del periódico alemán sobre economía Handelsblatt Global, documenta cómo las pequeñas y medianas empresas alemanas (PyME, también conocidas por el término en alemán de Mittlestand) están haciendo buenos negocios con los países de Europa oriental, como es el Visegrad Group de Polonia, Hungría, la República Checa y Eslovaquia, que potencialmente podrían ser blanco de sanciones.

Estos cuatro países tienen varios rasgos en común: a) no usan el euro como divisa; b) se unieron al programa de la Nueva Ruta de la Seda; c) el desempeño de sus economías es superior al promedio de los 19 países de la zona del euro.

La Unión Europea se ha pronunciado en contra de estos cuatro países, por su supuesta “hostilidad cada vez mayor hacia la Unión Europea y su desprecio frecuente por los valores liberales... [Sin embargo] Los ejecutivos y propietarios de negocios alemanes en Europa oriental están diciendo que no son bienvenidos los sermones provenientes de occidente. En vez de esto, están apoyando abiertamente a los gobiernos locales. Prefieren hablar sobre balances financieros que sobre normas democráticas, y en todo momento esgrimen los resultados. Para ellos es simple: las economías de Europa oriental están floreciendo y a las compañías alemanas ahí les está yendo muy bien en verdad” dice el columnista del Handelsblatt Global Simon Book.

Cita al abogado corporativo Arne Gobert, quien “ha gastado buena parte de las dos últimas décadas en Hungría, mediando inversiones extranjeras. Conoce bien al país. ‘El estado de derecho sigue rigiendo en Hungría y [el Primer Ministro Viktor] Orban es un demócrata’ insiste. En Alemania no hay un entendimiento real de Hungría hoy, se quejó, y esto ha forzado al señor Orban a buscar nuevas alianzas con Austria y otros. ‘Es una nueva época; una nueva realidad’, recalcó”.

La Cámara de Comercio Germano-Húngara dijo que el 95% de las empresas alemanas están contentas con la situación económica. “Bernard Bauer, dirigente de la Cámara de Comercio Germano-Checa, dijo que la cobertura negativa del país ha dejado por fuera el éxito económico, con un crecimiento del PNB de más del 4% y con la tasa de desempleo más baja de Europa”.