Conferencia sobre Seguridad en Munich le agrega “carne de canón’ a la propaganda contra Rusia

21 de febrero de 2018

20 de febrero de 2018 — El periodista veterano Finian Cunningham dijo hoy en su columna en RT que era patética la manera en que el informe sobre el encausamiento de Robert Mueller de los 13 rusos “dominó la conferencia” sobre seguridad en Munich. Señala que eso es lo que uno hubiera esperado de gente como el secretario general de la OTAN Stoltenberg y el Asesor de Seguridad Nacional de EU, general, H.R. McMaster, pero hasta el Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Sigmar Gabriel se unió al coro.

“Es ridículo que este caso superficial y endeble sea esgrimido por políticos estadounidenses como un ‘acto de guerra’ de parte de Rusia contra Estados Unidos. En verdad, la demencia se ha apoderado del debate público en EU”, agrega Cunningham. Asimismo, destaca el hecho de que “muchos observadores racionales con enfoques distintos en Estados Unidos y en Europa, pueden percibir que la narrativa del Rusiagate se está derrumbando por falta de evidencia”.

El experto sobre Rusia y miembro de la Comisión para un Acuerdo Este-Oeste, Gilbert Doctorow se mostró también estupefacto por el nivel de histeria antirrusa y la fiebre contra Trump que está dominando el evento en Munich. En su artículo del 19 de febrero en ConsortiumNews, “Desprecio Mutuamente Asegurado en la Conferencia sobre Seguridad en Munich 2018”, Doctorow comenta que “el texto del Informe Munich chorrea indirectas contra Trump y una buena dosis de desaliento por el triunfo actual del anticristo que es actualmente el Presidente de Estados Unidos”. Doctorow cita el título del capítulo introductorio del informe: “Presente en la erosión: ¿está el orden internacional al borde de la destrucción?”. La cita más asombrosa en la primera página de esta introducción, señala Doctorow, provino de un G. John Ikenberry, quien gime que “el Estado más poderoso sobre la Tierra ha empezado a sabotear el orden que él mismo creo. En verdad, un poder revisionista hostil se ha hecho presente en la escena pero ocupa un asiento en la Oficina Oval, el corazón palpitante del mundo libre”.