Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Ucrania provoca una guerra fascista en Europa

22 de febrero de 2018
ukraine-maidan2014.jpg
Enfrentamientos en Kyiv, Ucrania. Sucesos del 18 de febrero de 2014. https://commons.wikimedia.org/wiki/User:Mstyslav_Chernov

22 de febrero de 2018 — Recuerden que la misma red que está moviendo el intento de golpe del Rusiagate contra el Presidente Donald Trump, exactamente la misma red, también ejecutó el golpe de Estado contra el gobierno electo de Ucrania en el 2014, y puso en el poder a un gobierno fascista, seleccionado personalmente por la subsecretaria de Estado de EU, Victoria Nuland, como representante de Obama para la operación de cambio de régimen. El agente del MI6 británico, Christopher Steele, que produjo el expediente fraudulento en el que se sustenta todo el Rusiagate, que fue utilizado por los jefes de inteligencia del gobierno de Obama y por la campaña presidencial de Hillary Clinton para lanzar el intento de golpe contra Trump, es el mismo funcionario de inteligencia británica que le proporciono al gobierno de Obama más de 100 informes sobre Ucrania para orquestar el respaldo de Obama a las pandillas nazis violentas en la Plaza Maidan que derrocaron al gobierno de Ucrania.

Ahora esa revolución de color “democrática” está mostrando sus colores más crudamente. Las mismas pandillas nazis de la Maidan, están llevando a cabo ataques típicos de las camisas pardas nazis en Kiev, rompiendo ventanas y destruyendo oficinas de instituciones bancarias y culturales vinculadas a personalidades rusas, a la vista de la policía que observa inamovible. Mientras tanto, el Presidente Poroshenko de Ucrania prepara a la nación para una guerra a escala total contra los “agresores” rusos. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia emitió una declaración oficial el lunes 19 de febrero, en donde advierte de las “tendencias extremadamente peligrosas que se están desenvolviendo en Ucrania desde hoy, y que amenazan la estabilidad y seguridad internacional”. Asimismo, señala la declaración que “es una lástima que Europa y Estados Unidos no hayan aprendido claramente las trágicas lecciones del siglo pasado”.

EIR advirtió en el momento de la revolución de color en Ucrania en 2014 que esto iba a dar como resultado el resurgimiento del fascismo en Europa y, el informe de EIR del 24 de febrero del 2017, “Obama y Soros: los nazis en Ucrania en el 2014; ¿EU en el 2017?” (Ver http://www.larouchepub.com/eiw/public/2017/eirv44n08-20170224/04-21_4408.pdf) que esto tendría el mismo resultado en Estados Unidos si no se revertía el proceso.

Ahora unos cuantos miembros valerosos del Congreso de Estados Unidos están revelando públicamente que el golpe en contra de Trump que intentan estos operativos es una operación instigada por los británicos. Como lo ha documentado EIR la intención británica es salvar el imperio, socavando el objetivo manifiesto de Trump de establecer relaciones de amistad con Rusia y China. El equipo de inteligencia corrupto de Obama (Clapper, Brennan, Comey, Mueller) ha quedado expuestos como operativos criminales en contra del gobierno constitucional de Estados Unidos. Más recientemente, el juez que revisa la admisión de culpabilidad del general Michael Flynn de mentirle al FBI —la “gran atrapada” en la investigación de Mueller— le exigió a Mueller que le entregue evidencia exculpatoria a los abogados de Flynn, que Mueller ha estado ocultando ilegalmente, en donde se muestra que los funcionarios que entrevistaron a Flynn concluyeron que él no había mentido ni cometido ningún otro delito cuando se reunió con el embajador ruso; pero Mueller rechazó estos hechos con el fin de poder rodear más al Presidente. Algunos le están aconsejando a Flynn que se retracte de su admisión de culpa, que fue coaccionada por Muller bajo amenazas de llevarlo a la bancarrota por los costos del pleito judicial, y amenazas de enjuiciar también a su hijo.

No solo se está desintegrando el Rusiagate, sino que la alternativa a las amenazas fascistas en Europa y Estados Unidos, en la forma de cooperación con Rusia y China, de “paz a través del desarrollo” de la Nueva Ruta de la Seda, sigue creciendo e inspirando naciones y pueblos en todas partes del mundo. La alternativa cada vez es más clara: guerra mundial en una época de armas termonucleares o un nuevo paradigma basado en los objetivos comunes de la humanidad. Es tiempo de que todos los pueblos de buena voluntad se unan a LaRouche para establecer este nuevo paradigma, y un nuevo Renacimiento. No hay nada que impida que los seres humanos creen un futuro nuevo, pero se tiene que llevar a cabo antes de que el imperio, como la especie en extinción de los dinosaurios a la que se parecen, provoque una guerra antes de perder su poder imperial.