Vocero del imperio lanza desquiciadas advertencias sobre ataques sorpresa de Rusia y China

24 de febrero de 2018

24 de febrero de 2018 — El Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS, en sus siglas en inglés) acaba de publicar un informe nuevo titulado “Afrontar la sorpresa en los conflictos de las grandes potencias” en donde advierten desquiciadamente a los estadounidenses que estén alerta ante ataques sorpresa de Rusia y China. ¿Y por qué montarían un ataque sorpresa en contra nuestra?, se preguntarán ustedes. Porque este estudio es producto de la demente escuela utópica de la Corporación Rand y Randy Marshall que ocupó una posición de alto nivel en el Pentágono desde la época de Nixon hasta el 2015. Esta pandilla le ha infundido una corriente particularmente descerebrada al neoconservadurismo.

“La mayor vulnerabilidad a la sorpresa estratégica proviene hoy de los rusos y los chinos, debido a la amplia variedad de herramientas de que disponen. Son muchas las preocupaciones de que Rusia lance un ataque sorpresa en los Estados bálticos de Latvia, Estonia y Lituania. Estos miembros de la OTAN son particularmente vulnerables: militarmente son débiles, están expuestos geográficamente e internamente están divididos por tensiones étnicas. Rusia lleva a cabo con frecuencia ejercicios ‘instantáneos’ en zonas cercanas, lo que se podría utilizar como cobertura para preparar un ataque. La utilización que hace Rusia de operaciones en ‘zona gris’ puede ofrecer un ablandamiento del objetivo en anticipación de la invasión.

“Las preocupaciones sobre China surgen de la ‘trampa de Tucídides’, la premisa de que existe un mayor riesgo de guerra entre una China que está en ascenso y el orden establecido de Estados Unidos. Con frecuencia se refiere a Taiwán y al Mar de China Meridional como puntos de fricción. Aunque dicha guerra pudiera parecer irracional, no sería algo sin precedentes. China entró a la guerra en Corea en contra de Estados Unidos en 1950, a pesar de que acababa de pasar por años de guerra civil y de sufrir millones de víctimas. En ese entonces le hizo frente a una potencia nuclear cuando ellos no tenían armas nucleares por su cuenta y lo hicieron solo cinco años después de que Estados Unidos había derrotado a la Alemania nazi y al Japón imperial”.

Si esto te convence de que Rusia y China están a punto de montar un ataque sorpresa en contra de Estados Unidos, entonces bien pudieras tener un empleo esperándote entre los cerebros cibernéticos de la Corporación Rand. Pero se necesita otro día de trabajo para tratar de inflar la imagen de enemigo de China y Rusia, combatir la Nueva Ruta de la Seda de la cual nunca debieron haber sabido los estadounidenses y de tratar de debilitar al Presidente Trump.

Pero la mayor operación actual para hacer de Rusia la “imagen del enemigo” son las acusaciones de risa que presentó la semana pasada Robert Mueller contra unos rusos, lo cual demolió totalmente Barbara Boyd en su artículo de EIR del 23 de febrero. Nadie más ha revelado lo que ella escrie ahí.