Occidente intensifica la propaganda de guerra contra Siria por la situación en Ghouta oriental

25 de febrero de 2018

24 de febrero de 2018 — La andanada de guerra informativa en contra del gobierno de Siria, y por extensión, contra Rusia e Irán, en torno a la situación de Ghouta oriental, se ha intensificado los últimos días, en particular desde que inició la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU el jueves 22, convocada por Rusia, para analizar la crisis en el suburbio de Damasco. La embajadora suplente de Estados Unidos ante la ONU, Kelley Currie, acusó a Rusia de “parecer tener la intención de bloquear cualquier esfuerzo significativo” para detener el baño de sangre en Ghouta oriental.

La Canciller alemana, Angela Merkel, hizo un llamado a la Unión Europea, durante un discurso que dio en el parlamento alemán, “para aumentar la presión” sobre Rusia e Irán para terminar con la violencia en Siria. “El régimen no está luchando contra terroristas, sino contra su propio pueblo, matando a niños, destruyendo hospitales, y esto es una masacre que se tiene que condenar”, chilló la Canciller alemana para tratar de sacar algunos aplausos de la población engañada, que de otra manera ni siquiera la escucharían.

Al mismo tiempo, los medios occidentales siguen reportando solo lo que les dicen los frentes británicos, como el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos y los mentados Cascos Blancos de Defensa Civil, desde el terreno en Ghouta oriental, dado que no tienen a ningún corresponsal allá, en ningún lado de las líneas de guerra. Un vocero de los Cascos Blancos sacó la línea que se ha difundido en todos los medios occidentales, de que Ghouta oriental se está atacando hasta el “exterminio”, y por su parte el Observatorio Sirio tiene la línea de que han muerto 400 civiles en la zona desde el domingo 18. En veces, los medios citan a personas que identifican como residentes de Ghouta oriental, porque saben que no hay manera de verificar que esas personas son realmente quienes dicen que son.