Rusia: Los terroristas tienen en rehenes a la población de Ghouta oriental en Siria

25 de febrero de 2018

25 de febrero de 2018 — Durante la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU se llevó a cabo el pasado 22 de febrero, el enviado de Rusia ante la ONU, Vassily Nebenzia, respondió a la guerra psicológica de Occidente con el informe de que “varios miles de militantes irreconciliables, algunos vinculados a las organizaciones terroristas”, siguen en la zona oriental de Ghouta en Siria. Esos grupos armados “tienen en rehenes a la población que se quedó en Ghouta oriental” y no permiten salir a los civiles del territorio que tienen bajo su control ni siquiera por la alcabala de al-Wafideen.

“El Centro Ruso para la Reconciliación de las Partes Combatientes ha instado a los grupos ilegales a que dejen sus armas y formalicen su situación, pero ellos rompieron las pláticas ayer 21 de febrero”, informó Nebenzia. En cuanto al cese el fuego de 30 días que se propone en el borrador de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, Nebenzia dijo que Rusia quiere saber “cuáles serán las garantías para asegurar la observancia de este cese al fuego, porque no hemos obtenido ninguna respuesta razonable”.

En Belgrado, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, denunció a las potencias occidentales porque rechazan las enmiendas que propone Rusia, a saber, que el cese al fuego no puede incluir a los terroristas de Jabhat al-Nusra ni al Estado Islámico. Ese rechazo, dijo “también plantea algunas interrogantes”. Mientras que los “colegas occidentales” de Rusia, dijo Lavrov, se han concentrado ahora insistentemente en Ghouta oriental, pero dejan de lado el hecho de que los yihadistas han estado bombardeando el centro de Damasco durante los últimos dos años. “Siempre que esos ataques vienen de Ghouta oriental, sabemos que detrás de ellos está Jabhat al-Nusra y los grupos extremistas que cooperan con ellos”, explicó. “Hemos apelado al Consejo de Seguridad para que se haga una evaluación de principios sobre estos ataques terroristas inaceptables, pero siempre nuestros socios estadounidenses y europeos han eludido su respuesta”, agregó Lavrov. “Esto sugiere algunos pensamientos”, señaló.

Lavrov expresó sus sospechas de que el verdadero objetivo de quienes respaldan la resolución de cese al fuego no es la guerra contra la población civil atrapada en el conflicto, sino desviar la atención de la necesidad de reanudar las pláticas de Ginebra para satanizar al gobierno sirio, a fin de adelantar su plan de cambio de régimen en violación de la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU. “Si otra vez nuestros razonamientos no son escuchados, no nos dejan más opción que reforzar nuestro punto de vista de que el objetivo de los autores de esta iniciativa es una vez más cambiar la atención sobre Damasco y encubrir a los grupos terroristas”, concluyó Lavrov.