La Franja y la Ruta y la Ruta de la Seda Marítima son clave para el desarrollo de Chile e Iberoamérica

3 de marzo de 2018

2 de marzo de 2018 — En una entrevista publicada el 1 de marzo en la revista sobre finanzas The Banker, el ministro saliente de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, subrayó que la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR), y la Ruta de la Seda Marítima “crea oportunidades aunado a los desafíos y cambios, aumentando la conectividad no solo al interior de Asia, y entre Asia y Europa, sino además entre Asia y Latinoamérica, adaptándola a nuestras circunstancias actuales”.

Muñoz y el gobierno chileno fueron los anfitriones de la conferencia del Foro China-CELAC que se llevó a cabo el 22 de enero en Santiago de Chile, en la que Wang Yi, ministro de Relaciones Exteriores de China, invitó a todos los países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) a que se integren a la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Muñoz le dijo a The Banker que por medio de la IFR y la Ruta de la Seda Marítima, Chile “podría convertirse en una plataforma para conectarse con el resto de Latinoamérica... Hoy Chile está más que preparado para participar y unirse a la Ruta de la Seda Marítima del Siglo 21; por consiguiente, cuando miramos hacia las metas de la iniciativa de La Franja y la Ruta, Chile está desarrollando procesos importantes con respecto a la conectividad, tanto a nivel nacional como en Latinoamérica”.

Muñoz recalcó que hay compañías chinas muy interesadas en la conectividad por medio de la construcción de túneles y carreteras (corredores bioceánicos) con Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil. Por otra parte, dijo, la membresía de Chile en el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII) se va a concretar muy pronto, lo cual le permitirá al BAII “financiar proyectos que beneficien la integración con Asia, como la construcción de aeropuertos, puertos, autopistas, túneles, cableado de fibra óptica (en la profundidad del océano Pacífico para conectarse con China), y otros tipos de cooperación”. Muñoz concluyó que los ofrecimientos que hace la IFR “son una oportunidad para que los países latinoamericanos sean parte de un proceso global de interconexión y cooperación”.