Ministro Lavrov: Occidente teme perder su dominio y el surgimiento de un nuevo orden multipolar justo

17 de marzo de 2018

17 de marzo de 2018 — Durante su intervención en el foro “Rusia, país de oportunidades”, que se llevó a cabo el miércoles 14 en Moscú, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, comentó de manera perspicaz sobre la respuesta “nerviosa” que han tenido Estados Unidos y sus aliados occidentales al “regreso de Rusia como un socio equitativo que no impone nada a otros, pero que no tolera que le dicten ningún ultimátum. La reacción de nuestros socios occidentales a esto es muy dolorosa”, dijo, de acuerdo al informe de la agencia TASS.

Lavrov explicó que “nosotros no buscamos la confrontación con nadie. Queremos cooperar con todos en términos equitativos, sobre la base del respeto mutuo y en busca de un equilibrio de intereses y de enfoques mutuamente aceptables”. Sin embargo, indicó, “lo que vemos que sucede es que Estados Unidos y sus aliados occidentales, coinciden en que el período de dominación occidental de 500 años, en los asuntos internacionales está llegando a su fin”. La transición a un nuevo orden mundial multipolar, democrático y justo, va a durar mucho tiempo, agregó. “Pero ya está transición es dolorosa para quienes tienen el hábito de dominar al mundo por siglos. Tienen el hábito de llevar la batuta”, dijo Lavrov.

Aprovechó la ocasión para informar que el gobierno ruso anunciará en breve las medidas que ha decidido en respuesta a la expulsión de sus diplomáticos en Londres, y señaló que el gobierno de Theresa May está bastante “desesperado”, porque, entre otras cosas, no ha podido cumplir las promesas que le hizo a la población británica con relación a la salida de la Unión Europea. Las imputaciones británicas contra Rusia son indignantes, dijo. Rusia está “preparada para restaurar la asociación con la Unión Europea cuando nuestros vecinos europeos no tengan ya el deseo” de emular a Estados Unidos en su rusofobia, con todas las sanciones y provocaciones concomitantes, “y cuando no estén interesados ya en tolerar las indignantes y atroces acciones que hemos visto de parte del gobierno británico, que van más allá de los límites de la decencia elemental”.