Los británicos emitieron una nueva estrategia de seguridad nacional orientada hacia la guerra con Rusia y la policía del pensamiento en casa

29 de marzo de 2018

29 de marzo de 2018 — Este miércoles 28, los británicos dieron a conocer un nuevo Resumen de Capacidades de Seguridad Estratégica, que modifica su Estrategia de Seguridad Nacional del 2015, con un espeluznante llamado que hizo la misma primera ministra británica, Theresa May, para lanzar una movilización de guerra contra Rusia, y al mismo tiempo, extender el control interno con una “policía del pensamiento” sobre las redes sociales, bajo el disfraz de contrarrestar las “noticias falsas” de los rusos.

En la introducción, que escribió Mar, afirma que desde el 2015, “se han intensificado las amenazas y han crecido, y enfrentamos un rango de desafíos complejos a nivel nacional y en el extranjero: el resurgimiento de amenazas provenientes de un Estado y una competencia cada vez mayor entre los Estados; el menoscabo del orden basado en reglas internacionales; el surgimiento de los ataques cibernéticos tanto de parte del Estados como de entes privados, y el impacto más amplio del desarrollo tecnológico; y el aumento de la amenaza que implica el terrorismo, el extremismo y la inestabilidad”. Sin dejar duda de cuál es el objetivo de ataque, señala: “El año pasado en el Reino Unido fuimos testigos de espantosos ataques terroristas en Londres y en Manchester. Pero también de un acto descarado y temerario de agresión en las calles de Salisbury: un intento de asesinato utilizando un arma química ilegal, equivalente al uso ilegal de fuerza en contra del Reino Unido”.

En el cuerpo del documento, se establece que: “El resurgimiento de amenazas prevenientes de un Estado, la mayor competencia estatal y la erosión del orden internacional basado en las normas, hace más difícil la construcción de un consenso y atajar las amenazas globales... El uso indiscriminado y temerario de un gas nervioso de uso militar en suelo británico, constituye un uso de la fuerza ilegítimo por parte del Estado ruso. Sucede en el marco de un patrón bien establecido de agresión de parte del Estado ruso. La anexión ilegal de Crimea por parte de Rusia fue la primera vez desde la Segunda Guerra Mundial que una nación soberana toma por la fuerza el territorio de otra en Europa. Rusia ha fomentado el conflicto en el Donbas y ha respaldado al régimen de Assad, aún cuando el régimen ignoró deliberadamente su obligación de no utilizar armas químicas. Rusia ha violado también el espacio aéreo nacional de países europeos y ha montado una campaña sostenida de espionaje cibernético y de alteración hasta de interferir en las elecciones”.

Sobre la “policía del pensamiento”, el documento establece: “Cada vez se utilizan más las comunicaciones por nuestros socios y adversarios por igual para sacar ventaja estratégica en el mundo real. Se ha descartado en general a los canales tradicionales, a favor de las plataformas digitales y de las redes sociales. Esto se combina con una pérdida de la confianza en las fuentes tradicionales de información y la era de las llamadas noticias falsas. Paralelamente, las normas del juego han cambiado. La democratización de la información y los medios para explotarla, ha permitido que actores hostiles ejerzan una influencia desproporcionada en competencia con los intereses públicos”. (Se puede leer en inglés en https://www.gov.uk/government/publications/national-security-capability-review-nscr).