Ratzinger levanta la voz; salen a la luz las peleas dentro del Vaticano

31 de marzo de 2018

31 de marzo del 2018 — El Pontífice emérito Benedicto XVI (Josef Ratzinger, ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fé), decidió hablar públicamente en contra del rumbo relativista del actual papado, que no solo se ha visto reflejado en la encíclica de Cambio Climático del Papa Francisco (que escribió junto con el infame fascista verde Hans Joachim Schellnhuber), sino en la conducta del Vaticano sobre teología moral, que ha provocado una fractura creciente en la comunidad católica.

Benedicto decidió actuar por medio de una carta que escribió en ocasión de la presentación de la serie de libros del Vaticano sobre la Teología del Papa Francisco, en conmemoración de su 5to año como Pontífice, el 12 de marzo. Ratzinger denunció a los teólogos que en el pasado se habían opuesto ferozmente a su labor y a la de sus predecesores, pero a quienes ahora el Vaticano había incluido entre los autores escogidos para celebrar a Francisco.

El hecho de que fue censurado el párrafo pertinente, en la carta escrita por Benedicto, fue lo que llevó al escándalo y a la renuncia del director de Comunicaciones del Vaticano.

En el párrafo censurado, Benedicto escribió: “Quiero manifestar mi sorpresa ante el hecho de que entre los autores se encuentra el profesor Huenermann, quien durante mi papado fue quien encabezaba las iniciativas en contra del Papa. Él tuvo una participación relevante en la publicación de Kölner Erklärung (memorando de 1989) que, en relación a la encíclica Veritatis Splendor (Esplendor de la verdad), atacaba de manera virulenta la autoridad magisterial del Papa, en especial en cuestiones de la moral”.

La encíclica Veritatis Splendor a la que se refiere Benedicto, fue un documento excepcional escrito por el Papa Juan Pablo II, que Helga Zepp-LaRouche calificó en ese momento como “una refutación magnífica de todas las concepciones relativistas de la moralidad, y que a su modo también confirma el reconocimiento que hace San Agustín de que un gobierno que rechaza la ley natural y se entrega al liberalismo y la democracia, necesariamente se inclinará hacia la violencia” (http://www.larouchepub.com/eiw/public/1993/eirv20n42-19931029/eirv20n42-19931029_046-new_papal_encyclical_veritatis_s-hzl.pdf).

La deriva moral del Vaticano bajo el Papado de Francisco ha desatado una reacción de parte de los conservadores y de los fundamentalistas dentro del Vaticano y de la comunidad católica. Si esta trayectoria no cambia, es muy posible que un cisma no sea algo impensable. El mismo Francisco parece ser prisionero de los demonios que liberó.

Por ejemplo, sus reuniones y entrevistas con el periodista Eugenio Scalfari, fundador del periódico La Repubblica y reconocido líder de la facción liberal anticristiana, se han criticado ampliamente. Luego de su más reciente reunión, Scalfari publicó el contenido de un diálogo que tuvo con Francisco, como es usual, en la forma de una entrevista. En la entrevista coloca a Francisco diciendo, entre otras cosas, que el infierno no existe. El Vaticano se vio en la necesidad de publicar un desmentido de esto, diciendo que eso era solo la interpretación que le dio el periodista.

En una entrevista pasada con Scalfari, en julio del 2017, Francisco advirtió en contra de la alianza entre Rusia, China y Estados unidos, e hizo un llamado a favor de un Gobierno Europeo Federal: “Yo temo que hay alianzas sumamente peligrosas entre las potencias, que tienen un punto de vista distorsionado del mundo: Estados Unidos y Rusia, China y Corea del Norte, Rusia y Assad en la guerra en Siria”.