Temen que se desmorone la “alianza” europea contra Rusia

5 de abril de 2018

5 de abril de 2018 — El diario Times de Londres comentó el miércoles 4 que el hecho de que el científico Gary Aitkenhead, director de los laboratorios británicos de defensa en Porton Down, haya reconocido que no es posible determinar el origen del gas novichok utilizado en el atentado contra los Skripal, “amenaza con debilitar la coalición internacional contra Moscú”. Citan a un “ministro veterano” anónimo quien se queja de la declaración de Aitkenhead: “Yo les daría [a los científicos de Porton Down] todas las calificaciones por su trabajo científico, pero los reprobaría por la presentación de hoy. Eso no ayuda obviamente”.

Ciertamente. Como lo reseñó la cadena noticiosa rusa Sputnik el mismo día, temen que la dizque “unificada” alianza europea contra Rusia se está desmoronando realmente. Además de las declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, en el sentido de que Alemania quiere mantener un diálogo con Rusia, ahora el principal dirigente del partido socialcristiano CDU, Armin Laschet, ministro presidente de Renania del Norte-Westfalia, el estado más populoso de Alemania, regaño a Londres por exigir la expulsión de los diplomáticos rusos sin mostrar evidencias sólidas.

En un tuit, Laschet dijo: “Si obligas a casi todos los países de la OTAN a demostrar solidaridad, ¿no deberías mostrar evidencia sólida? Sin importar lo que uno piense de Rusia, mis estudios de derecho internacional me enseñaron una manera diferente de lidiar con otros Estados”. Según el Times de Londres, Laschet (que es uno de los cinco vicepresidentes del partido de Angela Merkel, el CDU) había criticado antes la campaña contra Rusia y ha dado su beneplácito al papel de Rusia en Siria y su anexión de Crimea.

El representante permanente de Rusia ante la Unión Europea (UE), Vladimir Chizhov, le dijo a Sputnik que no espera que la UE siga aplicando la “presión colectiva”. Incluso en la primera ronda, dijo, “cuando la cosa se convirtió en pláticas sobre la solidaridad con Gran Bretaña, no se llegó a ningún consenso sobre las medidas prácticas”. Todo lo que hizo la UE fue llamar a su embajador en Moscú, Markus Ederer, para consultas en Bruselas, “y todas las demás decisiones se tomaron según cada nación”, dijo Chizhov.