Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Leibniz tenía razón: Corea demostró que se puede cambiar de lo peor a lo mejor, si hay voluntad política

10 de may de 2018
jong-un-jae-in.jpg
El Presidente Moon Jae-in, de Corea del Sur (a la derecha) y el lider de Corea del Norte, Kim Jong Un, tienen un breve intercambio de palabras antes de la cumbre, en la antesala de la Casa de la Paz, el sitio donde fue la Cumbre intercoreana de 2018, en Panmunjeom el 27 de abril. (2018 Inter-Korean Summit Press Corps)

Mientras los medios de comunicación se aseguraron de que la atención del mundo occidental estuviera puesta con fascinación en el discurso del Presidente Trump, en el que anunció que Estados Unidos se retira del acuerdo con Irán --basándose otra vez en una serie de grandes mentiras fabricadas por los británicos--  los sucesos más importantes que verdaderamente están cambiando la historia del mundo estaban sucediendo en el frente asiático.

* El Presidente de China, Xi Jinping, organizó una reunión sorpresa de dos días, 7 y 8 de mayo, con Kim Jong-un líder de Corea del Norte, en la ciudad portuaria china del Dalián, en donde platicaron de cómo hacer avanzar a la península de Corea. Kim dijo: "Siempre que las partes relevantes cesen sus políticas de hostilidad y desistan de las amenazas de seguridad en contra de la RPDC [República Popular Democrática de Corea], no hay ninguna necesidad para que la RPDC sea un Estado con armas nucleares, y se puede llevar a cabo la desnuclearización...Espero construir una confianza mutua con Estados Unidos por medio del diálogo".

* Se informa que la propuesta que le presentó el Presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, a los norcoreanos, de un "Nuevo Mapa Económico de la Península Coreana", incluye la construcción de "tres corredores": un tren de Corea del Sur a través de Corea del Norte y extendiéndose hasta Rusia; un tren que vaya del Este al Oeste a lo largo de lo que es hoy la Zona desmilitarizada de Corea (ZDC); y un segundo tren de Norte a Sur, que se extenderá hasta China --y el cual desde aquí podrá conectarse con toda la Franja y la Ruta. Además, los medios de comunicación asiáticos están promoviendo el histórico proyecto del río Tumen como parte del paquete político de la península de Corea.

 * Li Keqiang, el primer ministro chino, llegó hoy a Japón --esta es la primera visita que hace un primer ministro chino a este país en ocho años-- para tener pláticas bilaterales y luego participar en la 7ma reunión de jefes de Estado de China, Japón, y Corea del Sur, el 9 de mayo. Li manifestó que espera que "los tres países fortalecerán la confianza y perseguirán la cooperación, y contribuirán al desarrollo, la prosperidad y la paz regional".

En Asia es donde se está construyendo el futuro, dijo hoy Helga Zepp-LaRouche. Es el único lugar del mundo que está creciendo económicamente, tanto así que es la locomotora que está jalando consigo a las economías de Europa oriental y central, y a la de cualquier otra nación que es lo suficientemente inteligente como para unirse a la Iniciativa de la Franja y la Ruta. En Estados Unidos o en Europa no está sucediendo un verdadero crecimiento económico, y no podrá haber uno, a menos y hasta que ambos abandonen el sistema financiero del imperio británico, se unan a la Franja y la Ruta, y sigan la políticas de las Cuatro Leyes de LaRouche.  

"Lo que está surgiendo es un nuevo conjunto de relaciones entre las naciones", subrayó Zepp-LaRouche, "nuevas relaciones basadas en el camino de dos direcciones de la cooperación ganar-ganar". Estas nuevas relaciones ya están ocurriendo, y son la base del Nuevo Paradigma que por sí solo puede asegurar la sobreviviencia a largo plazo de la especie humana.

Los proyectos que se están discutiendo y los que se están construyendo, a saber, el proyecto del río Tumen, los "tres corredores" de Corea, y el Transaqua en África, son todos nuestros proyectos, son proyectos y políticas planteadas y promovidas por décadas por Lyndon LaRouche y sus colaboradores. Y ahora el mundo se mueve en esa dirección, nuestra dirección.

Es estúpido y suicida pretender que este Nuevo Paradigma que está surgiendo no existe, indicó Zepp-LaRouche. Los que como Angela Merkel, de Alemania, están sermoneando a las naciones de Europa oriental y Europa central respecto a que no deben unirse a la Franja y la Ruta, porque la Unión Europea (UE) tiene un mejor "Plan de Conectividad Europa-Asia", más "transparente", menos "corrupto",  se están colocando como los hazmerreir del planeta. Incluso las avestruces que se respetan han comenzado a sacar sus cabezas de la arena, para que no las vayan a comparar con Angela Merkel, Macron y Theresa May.

Zepp-LaRouche enfatizó que la penísula coreana es la prueba de un principio en el que las peores situaciones en el mundo se pueden transformar en algo mejor, siempre y cuando haya la voluntad política --y en el caso de Corea se ha demostrado que si la hay, que en China, Rusia y Estados Unidos hay esa voluntad.

Con el nacimiento del Nuevo Paradigma, y con su sistema financiero especulativo desintegrándose, el imperio británico está en una situación en la que no puede ganar; pero es posible todavía que logre que el mundo entero arda en llamas con él. Su única opción es provocar guerras --como es su intención con la política sobre Irán anunciada hoy por Trump-- y confiar en la credulidad de la sociedad, por ejemplo al tolerar el intento de golpe de Estado del imperio británico para derrocar al gobierno de Trump. 

Nuestra tarea, según Zepp-LaRouche, es ir y "educar a la población sobre el panorama estratégico", de modo que pueda reconocer la amenaza existencial que representa la geopolítica británica, y para que pueda actuar en base a que esta es la mejor y posiblemente la última oportunidad para salvar a la civilización.