Dos crisis, dos modos de encararlas; Corea e Irán

10 de may de 2018

9 de mayo de 2018  —La crisis en Corea y la crisis en Irán tienen predicados muy distintos, sin embargo es de lo más útil comparar cómo se está solucionando una, en tanto que la otra parece que se está saliendo de control. De la misma manera en que hace unos meses mucha gente y muchos líderes nacionales en todo el mundo gritaban que estaba a punto de estallar una guerra en Corea, escuchamos hoy advertencias similares respecto a Irán.

Miren a Corea. En las décadas pasadas se hicieron dos esfuerzos verdaderos para alcanzar un acuerdo con Pyongyang de modo que suspendiera su programa de armas nucleares, sin embargo ambos fueron saboteados por la falta de confianza entre Corea del Norte, Estados Unidos, China y Rusia. El paso histórico que se dio recientemente, aunque todavía no se ha consolidado, se pudo dar por el hecho de que el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el Presidente de China, Xi Jinping, y el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, trabajaron coordinados estrechamente, en colaboración con el gobierno del Presidente Moon Jae-in, en Seul, Corea del Sur, para presentar una solución global en la que todas las partes pudieran confiar, no solo para lograr la desnuclearización, sino para crear las condiciones para un desarrollo conjunto como parte de la Nueva Ruta de la Seda. Como dijo hoy, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, luego de tener una reunión con Kim Jong-un y con el general Kim Yong-chol en Pyongyang: "Por décadas hemos sido adversarios. Ahora esperamos que podamos trabajar juntos para resolver el conflicto, eliminar la amenaza al mundo, y hacer que su país tenga todas las oportunidades que ustedes tanto merecen". Ahora, Corea del Sur, Rusia, y China están planeando grandes proyectos de desarrollo para toda la región, en los que Corea del Norte tendrá el papel central. Tanto Estados Unidos como Japón respaldan esto.

Miren a Irán. Si el acuerdo nuclear se mantuviera, ¿llevaría eso a la paz y al desarrollo en el Medio Oriente? ¿Acaso se restauró la confianza entre todas las partes? La respuesta es obvia. Es un acuerdo que aborda solo un aspecto de un conflicto histórico enorme, que fue cultivado con esmero por el imperio británico por más de un siglo, creando y provocando un estado de conflicto permanente, entre los árabes y los judíos, los sunitas y shiítas, y conflictos territoriales creados intencionalmente con el acuerdo Sykes-Picot.

El Presidente Trump salió diciendo fanfarronadas en contra de Irán, tal y como hizo alguna vez en contra de Corea del Norte. Sus motivos, y los motivos de quienes le rodean, son muy variados y desconocidos. Sin embargo, Trump ha dejado muy claro que él quiere acabar con la política de cambio de régimen, con un Estados Unidos como policía del mundo, (y debiera haber añadido, por los intereses del imperio británico). Todo el hervidero del Medio Oriente está preparado ahora para adoptar una nueva estrategia. Podría ser fácilmente una guerra, la cual con toda facilidad podría convertirse en una guerra mundial. El peligro es enorme. Sin embargo, también podría resultar en nuevas negociaciones, en público y en privado, que aborden el problema verdadero, todo el problema, no solo parte de este. Esto es lo que el movimiento de LaRouche ha planteado por 50 años.

Hoy, Helga Zepp-LaRouche dijo en su videoconferencia semanal:

“Creo que muchos países y fuerzas están dando a conocer su preocupación, por ejemplo, China, Rusia, más incluso Merkel, Macron, May, todos ellos manifestaron preocupación de que esto es un acontecimiento potencialmente muy peligroso, porque podría con mucha facilidad salirse de control...

“Obviamente, dadas las condiciones de todo el Medio Oriente, después de las destructoras guerras de Irak, Siria, Yemen, Afganistán, es muy claro que lo único que resolverá verdaderamente los problemas de la región sería lo que ya he planteado muchas veces antes: Se necesita extender la Nueva Ruta de la Seda a toda la región, desde Afganistán al Mediterráneo, desde el Cáucaso al Golfo Pérsico, y tener un plan de desarrollo integrado para todos estos países. Y esto solo puede funcionar si Rusia, China, India, Irán, Egipto, Estados Unidos, y esperemos que países europeos, llegan todos al acuerdo de que esta región se debe desarrollar económicamente. Y el único modo de tener paz en la región, y realmente acabar con el terrorismo, es si tienes una perspectiva de esperanza por el futuro.

“Así que yo realmente espero que si el Presidente Trump dice que él tiene un plan alternativo, un plan más general, ese debe incluir absolutamente actividades conjuntas de Estados Unidos, Rusia, China, e India en el desarrollo de esta región . Se dio un primer paso entre el Presidente Xi Jinping y el Primer ministro [Narendra] Modi, cuando se reunieron en Wuhan hace una semana, cuando China e India dijeron que van a comenzar a hacer proyectos de desarrollo conjuntos en Afganistán, van a construir un tren desde Afganistán, Tayikistán, Kirguistán, Irán, China, y eso sería el comienzo de muchos otros proyectos que vendrían después. Necesitas un plan de desarrollo general para que esto funcione. Así que, yo verdaderamente esperaría que el Presidente Trump pensase en esa dirección, porque creo que esa es la única manera de lograr una estabilización".