Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Alerta de salud pública: Gina Haspel, y no por la razón que crees; ¿El Presidente está promoviendo para dirigir la CIA a quien lo va a destruir?

11 de may de 2018
Gina Haspell

8 de mayo de 2018  --El Presidente Trump puede estar permitiendo que una figura importante en el golpe de Estado en su contra asuma la dirección de la CIA. Eso es así si es que David Ignatius está diciendo la verdad acerca de los antecedentes de Gina Haspel, en su artículo del 7 de mayo del 2018 en el periódico Washington Post. Ignatius, un diligente escritor para la comunidad de inteligencia, utilizó el artículo para venderle la nominación de Haspel a los rabiosos macartistas del Partido Demócrata con este argumento:¿Y qué si ella estuvo involucrada en las torturas? Lo mejor es que ella odia a Rusia y va a pelear en contra de cualquier intento de Trump para desviar cualquier provocación de la agencia en contra de Putin, o cualquier intento de poder llegar a la verdad sobre el papel de la CIA en el golpe de Estado contra el Presidente.

Ignatius respalda este argumento con las afirmaciones siguientes: Haspel pasó 15 años de su carrera en operaciones relacionadas con Rusia, un colega de la CIA se jactaba de que "Ella tiene un PhD en la FSB [Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa], la SVR [Servicio de Inteligencia Exterior], y el GRU [Departamento Central de Inteligencia]".

Del 2014 al 2017, ella fue la directora de la CIA en Londres, y tiene una fuerte relación con la agencia de inteligencia británica MI6. Ignatius brama que "Gran Bretaña sigue siendo el socio indispensable de Estados Unidos actuando en contra de blancos difíciles como Rusia y China". Según Ignatius, Haspel jugó un papel clave en engañar al Presidente Trump respecto al caso fraudulento de envenenamiento de los Skripal, coordinándose con el MI6.

Como saben todos los que están enterados del golpe de Estado contra el Presidente, el MI6 actuando por medio de Christopher Steele, dirigió una guerra de información criminal en contra de Donald Trump utilizando para esto tanto al FBI como a la CIA, en una campaña que todavía continúa. El propósito era destruir a Donald Trump, comenzando por destruir su determinación a no ir a una guerra contra Rusia, sino más bien construir una relación de beneficio mutuo. El propósito también era acabar con la posibilidad de que Trump aprovechara su amistad personal con Xi Jinping para crear las bases para que Estados Unidos participe en la Iniciativa de la Franja y la Ruta china. Si China, Rusia India y Estados Unidos se unieran en un acuerdo de cuatro potencias para traer desarrollo al mundo, el control financiero sobre el mundo posterior a la Segunda Guerra Mundial de la City de Londres y de Wall Street llegaría a su fin. Y así también sucedería con la mayoría de la pobreza de la humanidad.  

El papel de Haspel en Londres de 2014 a 2017 la coloca en el centro del peligroso cerco militar que incitado por los británicos le puso Barack Obama a Rusia y a China, el rumbo hacia una guerra que tan bruscamente el Presidente Donald Trump desbarató. El Presidente debería estar interrogando a esta tipa. Habría que preguntarle todo lo que sabe sobre Christopher Steele, John Brennan, y las operaciones conjuntas entre Estados Unidos y Gran Bretaña para imponer un cambio de régimen en Rusia del 2014 al 2017. También Trump debería buscar todos los archivos y la información de la propia CIA que tengan que ver con el Rusiagate, en particular cualquier cosa que involucre al MI6. Otra pregunta relevante para la Casa Blanca sería; ¿Cuál fue el papel de Haspel en el intento de desacreditar a Bill Binney, ex director técnico de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA en sus siglas en inglés) quien estuvo en la CIA para dar un informe a Mike Pompeo por petición del Presidente Trump? Binney demostró que el supuesto de que los rusos hackearon al Comité Nacional Demócrata (DNC en sus siglas en inglés) no es lo que los jefes de inteligencia de Obama dijeron que fue.  Mientras estamos en esto: ¿Exactamente cuál fue el papel de Haspel en la evaluación fraudulenta de la comunidad de inteligencia respecto a que los rusos habían intervenido en las elecciones de Estados Unidos para ayudar a que Trump fuese electo?

Las respuestas a estas preguntas son claves para acabar con el golpe de Estado criminal en contra del Presidente Trump.