Departamento de Justicia forzado a iniciar investigación sobre la operación encubierta del FBI contra la campaña de Trump

22 de may de 2018

22 de mayo de 2018 — El Presidente Trump concluyó una serie de nueve tuiteos el domingo 20, atacando el fraude de la “cacería de brujas” en su contra, con el anuncio de que “Por la presente exijo, y lo haré de manera oficial mañana, que el Departamento de Justicia investigue si el FBI/Departamento de Justicia infiltró o vigiló o no la Campaña de Trump con propósitos políticos; y sobre si cualquiera de dichas demandas o solicitudes provinieron de personas dentro del gobierno de Obama”.

En cuestión de horas, el Subprocurador General, Rod Rosenstein, anunció que el Inspector General (IG) del Departamento de Justicia acababa de ser asignado para que investigue si el FBI vigiló o no la campaña del Presidente Trump con “propósitos inapropiados”, y prometió “tomar las acciones correspondientes” si esto resulta cierto. La vocera del Departamento de Justicia, Sarah Isgur Flores, publicó una declaración retorcida con la intención de mantener la mentira de que los rusos interfirieron en la elección presidencial a la vez que especificaba que la investigación sobre “motivos políticos o irregulares en la forma en que el FBI llevó a cabo su investigación de contrainteligencia de personas que se sospechaba estaban involucradas con los agentes rusos que interfirieron en la elección presidencial del 2016” se incluirá a partir de ahora en la “revisión” que realiza el IG sobre la legalidad del FBI/Departamento de Justicia en la solicitud al Tribunal FISA para iniciar la vigilancia de la Campaña de Trump, y remitirá “cualquier posible acto criminal” que se encuentre a un fiscal federal.

En otras palabras pudiera ser que los altos mandos que desplegaron a Stefan Halper, un operativo de vieja data de la CIA con vínculos extensos a George Bush, Sr., y al Servicio de Inteligencia Secreto británico, o MI6, para que llevaran a cabo una típica operación encubierta del FBI para entrampar a la campaña de Trump para la acusación de “trabajar con rusos”, pudieran enfrentar pronto cargos criminales.

No es de sorprender que el director de la CIA de Obama, John Brennan se haya vuelto loco. Brennan remitió el tuit de Trump sobre la orden de investigación, agregándole una amenaza al liderato republicano para que impidan cualquier investigación de este tipo, “o ya verán”. Brennan escribió: “Senador McConnell & Presidente de bancada de Representantes Ryan: si el señor Trump continua por este camino desastroso, ustedes cargarán con la mayor responsabilidad por el daño causado a nuestra democracia. Ustedes le habrán hecho un flaco favor a nuestra Nación y al Partido Republicano si continúan permitiendo las actuaciones interesadas del señor Trump”.

El Presidente Trump tomó nota de la histeria de Brennan al día siguiente, al reproducir un tuit del comentarista conservador Dan Bongino, sobre cómo “John Brennan está en pánico... Este fue un trabajo de sicarios políticos, esta no fue una investigación de inteligencia... Está preocupado de no poder evitar ir a la cárcel”.

Una hora después, Trump le dió seguimiento con su propio tuit: “El Wall Street Journal se pregunta ¿QUE DIABLOS ANDABA HACIENDO BARACK OBAMA? ¡Una pregunta muy buena!”.