Bernard Lewis murió físicamente; es tiempo de enterrar también sus ideas con él

22 de may de 2018

22 de mayo de 2018 — Bernard Lewis, el ex director de la Oficina Árabe británica, quien fue el verdadero cerebro detrás de la estrategia del “Arco de Crisis” de Brzezinski y del “Choque de civilizaciones” de Huntington que han infligido una total destrucción sobre la humanidad, por fin se fue oficialmente al infierno a la edad de 101.

El historial de la guerra de décadas de Lyndon LaRouche en contra de la “maldad pura” de Lewis y lo que él representa, se puede encontrar en el sitio electrónico de LaRouche, Executive Intelligence Review. LaRouche resumió sucintamente la intención estratégica imperialista que movía el “Plan Bernard Lewis” de guerra en contra del Islam, “cambio de régimen” y “revoluciones de color” en contra de las naciones árabes e islámicas, en la conferencia del Instituto Schiller y la Junta Internacional de Comités Laborales del 15 de febrero del 2003: “Está dirigida en contra de toda la humanidad, pero tiene como blanco al Islam, debido tanto a la encrucijada que es el Mediterráneo y el Océano Indico como también debido a los 1,300 millones de musulmanes; si se somete a esa parte de la cultura al caos, entonces no puede haber paz en ninguna parte de Eurasia, y se acaba a Eurasia. Y, por lo tanto, se puede gobernar al mundo”.

Ignorar lo que Lewis representaba y propagaba es un punto ciego estratégico peligroso, como se ve reflejado en la declaración dada a conocer por el Secretario de Estado Pompeo sobre su fallecimiento. Pompeo escribió que “el mundo perdió la semana pasada a Bernard Lewis, un verdadero erudito y un gran hombre.... Yo solo me reuní con él una sola vez, pero leí mucho sobre lo que escribió. Le debo una gran parte de mi entendimiento sobre el Medio Oriente a su trabajo. El señor Lewis fue un defensor acérrimo de las democracias en todo el mundo, incluyendo al Medio Oriente. También fue un hombre que creyó, al igual que yo, que los estadounidenses deben tener más confianza en la grandeza de nuestro país, no menos”.