El golpe contra Dilma Rousseff marcó el aumento de la pobreza extrema en Brasil

25 de may de 2018

24 de mayo de 2018 — La pobreza extrema ha aumentado en Brasil en un 11% desde finales del 2016 a la fecha, según un estudio hecho por LCA Consultores tomando datos publicados en abril por la agencia de estadísticas oficial, IBGE. Solo en el 2017, 1.5 millones de personas cayeron en la pobreza extrema lo que elevó el total a 7.2% de la población, a 14.83 millones (utilizando la línea de pobreza global del Banco Mundial de US$1.90 al día).

La cantidad de población brasileña que vive en dichas condiciones subhumanas ha venido aumentando en los dos últimos años; es decir, desde que la City de Londres y Wall Street sacaron de su cargo a la Presidente Dilma Rousseff mediante un golpe en donde emplearon al mismo aparato del Departamento de Justicia y el FBI que intenta sacar ahora al Presidente Trump.

Esto es producto de la combinación de sacar deliberadamente a un sector cada vez mayor de la fuerza de trabajo fuera del empleo formal, en donde los trabajadores cuentan con seguridad laboral, prestaciones laborales y salarios decentes y arrojarlos a la jungla del sector “informal”, con las reducciones draconianas en los programas de bienestar social para los pobres, que tenían los gobiernos anteriores de Lula y Dilma. Para diciembre del 2017, más brasileños estaban “empleados” (37.1%) en el sector informal que quienes tenían un empleo formal, por primera vez en la historia del país, según el IBGE.