Presidente del Estado italiano actúa como un títere de Londres

28 de may de 2018

28 de mayo del 2018 — Siguiendo con décadas de manipulación antidemocrática de los gobiernos italianos por agentes de la City de Londres y de Wall Street, el Presidente del Estado de Italia, Sergio Mattarella, se negó a aceptar un gobierno de coalición entre la Lega Nord y el Movimiento Cinco Estrellas. No significó nada el hecho de que la coalición cuenta con el apoyo de la mayoría de los electores italianos. Mattarella descaradamente se opuso a que la coalición nombrara como ministro de Finanzas a Paolo Savona, quien fue director general de la asociación industrial italiana Confindustria y ministro de Comercio e Industria, y ocupó otros altos cargos en el Banco de Italia en las décadas de 1960 a 1970 y en el gobierno durante la década de 1990.

Mattarella declaró públicamente que Savona era inaceptable para los círculos financieros y para los inversionistas extranjeros que han invertido en los bonos del Estado italiano, lo cual es una clara referencia al Banco Central Europeo (BCE) que preside Mario Draghi.

El diario New York Times había publicado una declaración de su consejo editorial el pasado 24 de mayo, en donde quedaba clara la exigencia de la City de Londres y de Wall Street, algo que también ya habían dado a conocer a grandes gritos varios funcionarios de la Unión Europea y otros medios noticiosos europeos. La oposición a este gobierno de coalición no se basa en la hostilidad que ha manifestado la Lega Nord contra la inmigración, por ejemplo; eso no le perturba el sueño a los directores del New York Times; ni siquiera mencionan el tema. Se trata de la amenaza de que el nuevo gobierno emitiría deuda pública para promover el crecimiento industrial de la economía mediante el “aumento de la demanda interna”, y de hacer inversiones puntuales en nueva infraestructura, y también de oponerse a la austeridad y la resolución bancaria que exige la Eurozona.

Eso es lo que les hizo saltar los ojos frente a Savona, quien había colaborado con otros economistas para elaborar un “Plan B” para Italia en caso de que tuviese que oponerse a la Eurozona e incluso abandonarla, la cual ha lacerado la economía italiana y los niveles de vida durante 20 años. El diario británico Telegraph también había publicado calumnias descabelladas e insultos de personalidades alemanas y británicas contra la coalición y contra Savona en particular.

El domingo 27, Savona publicó una declaración breve, en donde decía que “yo quiero una Europa diferente, más fuerte, pero más equitativa”. Dijo que adoptaba la posición de la coalición sobre la deuda de Italia, en el sentido de que la reduciría mediante inversiones puntuales y medidas de crecimiento económico, no de austeridad ni impuestos.

La obediencia de Mattarella a Bruselas y Londres puede significar otra elección para septiembre próximo, en la cual es muy probable que tanto la Lega como el Movimiento Cinco Estrellas saquen una mayor votación todavía, lo último que ni Bruselas ni Londres tomaron en consideración.