Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El estúpido golpe de la City de Londres contra Italia acelerará el crac financiero

30 de may de 2018
banking-cash-currency-462369.jpg

30 de mayo de 2018 — La casta dominante del eurodólar con sede en Londres acaban de utilizar al Presidente del Estado italiano para impedir que tomase posesión el gobierno electo por mayoría democrática en Italia, en lo que constituye en efecto un golpe de Estado.

¿Alguna duda cabe ahora de que la inteligencia británica y la casta dominante de la Unión Europea se negaron rotundamente a aceptar la elección de Donald Trump como Presidente de Estados Unidos, e iniciaron su campaña, que continúa todavía, para sacarlo de la Casa Blanca por la fuerza?

Los ciudadanos italianos y estadounidenses cometieron la misma ofensa, de elegir un gobierno, o un Presidente, que desafía la geopolítica británica porque procura una relación de cooperación entre las grandes potencias, entre Estados Unidos, Rusia y China, y que se niega a seguir las órdenes y “reglas del mercado” de las potencias financieras de la City de Londres sobre programas económicos.

En el caso de del gobierno mayoritario de Italia al que le dieron el golpe, los partidos que lo respaldaban han tenido una posición más abierta que la del candidato Donald Trump, para restablecer la separación bancaria al estilo de la ley Glass-Steagall de Franklin Roosevelt, y el establecimiento de un banco nacional de crédito para el empleo productivo y nuevos proyectos de infraestructura, lo cual constituyen elementos de las “Cuatro Leyes” de Lyndon LaRouche para la recuperación de la economía.

Es ahora todo un escándalo que la casta dominante en Londres y en Bruselas, así como los neoconservadores y neoliberales en Estados Unidos, atacan a China y a Rusia como “dictaduras autoritarias”, mientras que se reservan para si el poder de vetar o derrocar a cualquier gobierno que se oponga a la geopolítica británica o a sus programas de suma-cero. Como el arrogante comisionado de la Unión Europea Günther Oettinger, quien declaró en una entrevista que “los mercados le van a ensañar a los italianos a votar de la manera correcta”.

Helga Zepp-LaRouche declaró ayer que este paradigma geopolítico con centro en Londres, que reclama ser el representante de los “valores occidentales”, ha resultado humillado en realidad por el Nuevo Paradigma de progreso económico y científico mutuo de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, y sus programas de exploración espacial, desarrollo de la energía de fusión y demás proyectos científicos.

Una editorial de la cadena noticiosa Bloomberg News calificó ayer de manera perspicaz al golpe en Italia como “la insensatez de Mattarella”, en referencia al Presidente del Estado italiano que ejecutó el golpe a nombre de Londres y de Bruselas. En las elecciones de marzo —en las que recibieron la mayoría de los votos los partidos Lega Nord y Movimiento Cinco Estrellas (M5S) cuyo gobierno fue rechazado por Mattarella— los temas de la ley Glass-Steagall y de la banca nacional hamiltoniana se discutieron de manera débil, ahora se van a convertir en los EMAS más importantes en las nuevas elecciones que se llevarán a cabo en otoño. En realidad, la cuestión de la obediencia a las normas de austeridad la Eurozona, o quizás hasta el abandono del euro, serán temas que se discutirán apasionadamente como la cuestión misma de la lucha por la libertad democrática.

Y no solo eso: la insensatez de Londres con Mattarella le dio a Europa, cuando menos, un empujoncito más fuerte al crac financiero que ya amenazaba. Ahora que el banco más grande Alemania se encuentra en serios problemas, las acciones de los bancos encabezaron la precipitación de los mercados de acciones y de bonos en toda Europa y en Estados Unidos. En la medida en que se acerca una crisis financiera de envergadura, la Glass-Steagall y las “Cuatro Leyes” de LaRouche se volverán los temas de pelea en las elecciones estadounidenses de 2018 también.