El almirante Tidd del Comando Sur de EUA, salió con el chisme de la “amenaza” china y rusa en el Caribe e Iberoamérica

15 de junio de 2018

15 de junio del 2018 –- Durante su intervención el pasado 6 de junio en el foro de la Asociación de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, el almirante Kurt Tidd, jefe del Comando Sur de Estados Unidos (SOCOM), presentó el punto de vista de la geopolítica británica sobre la “amenaza” rusa y china para el hemisferio occidental. Afirmó que estas dos potencias están “exhibiendo su poderío internacional” en el Caribe y en Suramérica, la región de la cual es responsable el SOCOM. Tal y como hizo Rusia en Europa y en Estados Unidos, advirtió, “Latinoamérica y el Caribe son la ‘próxima frontera’ de algunos de los desafíos mas fuertes y complejos de la dinámica de la seguridad que existen hoy”.

Tidd alegó que Rusia y China “pretenden aumentar su influencia y socavar el sistema basado en normas desde adentro...Latinoamérica, la región más cercana de Estados Unidos geográficamente y en la historia cultural, está en la primera fila de este esfuerzo”.

Señaló que hay un aumento “alarmante” del papel de Rusia en el hemisferio occidental, que es peligroso dado sus capacidades cibernéticas y de inteligencia, la “interferencia demostrada” en muchas elecciones, y el propósito global “de voltear el orden internacional, perturbar la política regional, y desacreditar las instituciones democráticas”. En cuento a China, “su participación económica da la apariencia de un camino atractivo para el desarrollo”, sin embargo esa participación “tiene su precio”. Tidd luego repitió la mentira de que China solo está interesada en las materias primas, que no respeta las leyes ambientales, ni las prácticas comerciales justas ni los derechos humanos.

“Los empeños de China casi no aportan nada a largo plazo a los países en los que hace esos acuerdos aparentemente ‘demasiado buenos para ser ciertos’ ”, pontificó Tidd. Más bien, dice que está utilizando “el estadismo económico y otros medios inescrupulosos como el soborno, para jalar a Latinoamérica a su órbita, como parte de su propósito de reformar el sistema internacional a su favor, y reducir la influencia de Estados Unidos en la región”.