China se une a agencias de alimentos y agricultura de la ONU para acabar la pobreza y el hambre en el mundo; naciones africanas los acompañan

16 de junio de 2018

14 de junio del 2018 –- En el marco del programa de de la ONU Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, se llevó a cabo en Roma, Italia, del 6 al 8 de junio, una reunión copatrocinado por dos agencias chinas que buscan acabar con la pobreza, y tres organizaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre alimentos y agricultura, para enfocarse en la colaboración para lograr dos de las metas de la “Agenda 2030”, a saber, eliminar la pobreza y el hambre para ese año. La declaración conjunta que se publicó habla de fortalecer la asociación entre estas agencias.

En la reunión, en que hubo participación de alto nivel de cuatro países africanos (Chad, Kenya, Senegal y Ghana) se lanzó una campaña para concentrar casos de reducción de la pobreza en el mundo, los cuales se pondrán a disposición del público en una base de datos que estableció China en el 2017, llamada en inglés Global Poverty Reduction Online Knowledge Sharing Database (Base de datos global en línea sobre conocimiento para la reducción de la pobreza). Asimismo, se publicó un nuevo libro en inglés, titulado The Way Forward; Stories of Poverty Reduction in China (El camino hacia delante; relatos sobre la reducción de la pobreza en China).

Los copatrocinadores del foro fueron las organizaciones de la ONU: la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), la FIDA (Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola) y el PMA (Programa Mundial de Alimentos); junto con el CIRPC (Centro Internacional de Reducción de la Pobreza en China) y el CIIC (Centro de Información de Internet de China).

El foro en Roma fue un seguimiento del que se llevó a cabo en mayo en la ciudad de Pekín, China, llamado Foro Internacional sobre la Reducción de la Pobreza en China 2018, en el cual estuvieron el Banco Mundial, el Banco de Desarrollo Asiático, y la presencia de otras instituciones. Las cifras más recientes sobre la reducción de la pobreza en China, que fueron dadas a conocer en el evento de mayo, según informó el canal de televisión CGTN: “Entre el 2013 y el 2016, un total de 55.64 millones de chinos residentes de las zonas rurales salieron de la pobreza, y al menos otros 10 millones se van a sacudir la pobreza este año, lo que significa que el número de chinos de las zonas rurales que habrán salido de la pobreza en cinco años, superará los 65 millones de personas, más o menos equivalente a las población de un país grande de Europa como Gran Bretaña, Francia o Italia”. En la reunión de Pekín se propuso un premio para los casos de éxito sobresaliente, al que se le denominó Global Solicitation and Challenge Prize on Best Poverty Reduction Practices (Premio global de requerimiento y desafío sobre las mejores prácticas de reducción de la pobreza).

Estas reuniones e iniciativas muestran el esfuerzo que hace China para avanzar y difundir su éxito contra la pobreza. En lo que respecta a la agricultura rural y al aumento del ingreso, el récord de China se ubica lejos de los falsos programas contra la pobreza que caracterizaron el período del 2000 al 2015 de los Objetivos del Milenio (ODM) de la ONU, diseñados por el Ministerio de Relaciones Exteriores británico, cuando se promovieron varios tipos de medidas, para servir a los intereses del sistema monetario y de comercio existente de la City de Londres y de Wall Street, que fue lo que generó la pobreza precisamente. El meollo de estos cínicos programas implicaban conectar a los agricultores con “mercados mundiales”, atando su trabajo a una “cadena de valor”, que en la práctica en su mayor parte implicaba ser explotados. Por ejemplo, luego del terremoto del 2010 en el Caribe, los programas de “ayuda” pusieron en contacto a los productores de mango con Europa. Haití fue abandonado a la pobreza.

En contraste, los programas chinos para combatir la pobreza en las zonas rurales significó darle medios de transporte, electricidad, agua, mejoramiento de la vivienda a la población de esas zonas, e identificar cómo aumentar las cosechas existentes o introducir nuevas cosechas más apropiadas para el lugar, u ofrecer reubicarlos.

Los ponentes en el evento en Roma analizaron el alcance del éxito chino, y lo que se tiene que hacer ahora internacionalmente. “Durante los últimos 40 años, China ha sacado a 700 millones de personas de la pobreza, lo que corresponde a un 70% de la reducción de la pobreza en el mundo. China se planteó como propósito eliminar lo que queda de pobreza en la zona rural para el 2020, una década antes de la meta de la ONU”, informó el 6 de junio la televisión CGTN.

Al abordar este desafío global, Daniel Gustafson, subdirector de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO en sus siglas en inglés) dijo, “Unas 703 millones de personas siguen viviendo en extrema pobreza... y el número de personas que sufren de inseguridad alimentaria crónica era de 815 millones en el 2016, más que las 777 millones que había en el 2015”.

Niu Dun, embajador de China ante la FAO, resumió la actividad que ha tenido China hasta hoy internacionalmente en contra de la pobreza y el hambre. “Hasta hoy, hemos enviado más de 1,000 expertos y técnicos a África, Asia, el Pacífico Sur, Latinoamérica, y el Caribe, para ayudar a los países mejorar su seguridad alimentaria”.

Los representantes de cada uno de los países africanos allí presentes dieron detalles específicos sobre las actividades que se llevan a cabo en sus naciones.